PINTARRAJEANDO LA CIUDAD… OTRA VEZ

78

El descaro es muy grande, los políticos se ríen de la gente en su cara, usan su ciudad como quieren, la pintan y embadurnan sin que nadie les diga nada, habiendo autoridades que tienen la obligación de impedir y sancionar semejantes abusos.

Existen normas que prohíben el pintado de paredes y muros, sobretodo en campañas electorales, sin duda a los políticos no les importa, las sanciones que nunca se aplican deben ser insignificantes porque no los frena, siguen adelante. Aún podemos ver grafitis de hace cinco años atrás o más, descoloridas por la lluvia y el sol pero siguen ahí dando un aspecto horrible. Pasa la elección y no hay quien limpie, quien pinte como debe ser, quite la propaganda política y le devuelva su rostro auténtico a la ciudad… no hay quien haga cumplir la ley, tal vez porque para llegar a ese cargo tuvo que hacer lo mismo e hizo igual, dejar todo pintarrajeado y sucio. 

Frustrante es comprobar que en esta nueva campaña electoral, las prácticas son las mismas, se repiten las mañas de antes y nos hablan de renovación, siguen usando paredes de propiedad privada o muros de edificios públicos, importa más hacer notar su candidatura, su cara, su ego, que su respeto por la ley, gran ejemplo para la juventud que urgentemente necesita un nuevo mensaje acompañado de nuevas acciones. Sentimos vergüenza ajena porque irónicamente, a estos políticos los toleramos nosotros mismos, tanto, que hasta les damos nuestro voto.