CACA DE PERRO

205

En La Paz vemos vecinos que no creen –o no quieren creer- que su responsabilidad como propietarios es limpiar lo que deja su mascota en plena vía pública. 

A estas alturas, quienes pasean perros ya deberían tener bien asumido que recoger sus heces es su tarea, pero para quienes aún no lo tienen muy claro, he aquí algunas razones:

– El dejar las heces en plena vía pública afecta el ornato al darle mal aspecto y mal olor a nuestras veredas, parques y jardines.

– Expone a personas y animales a una serie de enfermedades, como el tifus, particularmente a los niños que suelen jugar sobre el pasto absolutamente inconcientes de los riesgos que hay en su entorno.

– Las excretas de los perros contienen huevos de parásitos que al no ser recogidos, se diseminan y se incorporan al medio ambiente, pudiendo contaminar a personas y animales mediante ingestión y/o respiración.

– La caca de perro no es fertilizante y puede contaminar el agua subterránea. 

– Dejar el excremento de los perros a su suerte contribuye a generar sentimientos adversos hacia todas las mascotas. 

– Se deja una especie de campo minado donde cualquier distraído puede ensuciarse , y puede ingresar de visita a cualquier living y limpiar su caca en las alfombras.

– Atrae moscas.

– Se envía un mensaje  a las nuevas generaciones, que harán lo mismo.

– Genera situaciones de violencia y peleas en las calles.

– Quien no recoge las excretas debería sufrir sanciones o multas. Por ejemplo, la Municipalidad de La Paz debería castigar ese delito con 100 dólares. Los policías municipales que se pasean, dizqué “controlando” el tráfico, deberían impedir a las señoras y señores que hacen cacar a sus mascotas en las aceras.