UN ALCALDE QUE SUBESTIMA EL RECLAMO DE LOS PADRES DE FAMILIA

El alcalde Rodrigo Paz dice que le parece “un poco desmedido” el actuar de padres de familia de niños y niñas de la UE Juan Pablo II de la ciudad de Tarija, que salieron a las calles a protestar ante la desatención a sus reclamos por el muy mal estado de los baños, sucios, descuidados, con artefactos deteriorados, hediondos, etc… además de toda la infraestructura en sí. Dice que solo es un tema que se está atendiendo, sin embargo los padres afirman que enviaron notas, que hablaron con algunas autoridades ediles y la respuesta siempre fue que no hay recursos, que no hay plata.

La manera en la que Paz minimiza el sentir de la gente es pasmosa, la manera en la que Paz subestima los problemas que afectan a la gente es lacerante, tal vez para él solo es “una batería de baños” pero el alcalde no se da cuenta en una miope actitud, que la usan los hijos de esos padres todos los días del año y por necesidad, porque no les queda más, con el riesgo de contagiarse enfermedades y en condiciones que atentan contra los mismos derechos de un niño, sin exagerar, cuando hay autoridades que tienen la obligación de solucionar esos problemas, cuando no hay porqué estos pequeños tengan que estudiar sometiéndose a tan denigrante situación.

Resulta que la limitación en la alcaldía siempre es la falta de dinero, sin embargo, sí hay para un mástil de casi Bs. 5 millones, sí hay para un Puente criticado e impopular de más de Bs. 70 millones, sí hay para banderas de Bs. 50 mil… para eso no falta la plata pero para las necesidades del dia a dia de la población, si.

Paz no está sabiendo leer lo que busca la gente y por eso está tan lejos de ella, tan desentendido de lo que auténticamente precisa, tan insensible a su vivencia y percepción de las cosas. Incluso una madre de familia cuestionó qué pasaría si los hijos del alcalde tuvieran que asistir una semana a esta escuela o él mismo, pensamos igual, son los hijos de otros los que deben aguantar estudiar en esas condiciones, por tanto, hay una enorme distancia entre lo que sienten esos padres y lo que siente Rodrigo Paz.

El alcalde ha aprendido, no sabemos dónde, a ganarse líos fácilmente con esa actitud de mostrarse tan distante de la experiencia diaria de la gente, tal vez no lo hace por mal político, tal vez no lo hace a propósito, tal vez simplemente lo hace porque él es así y no estuvo nunca tan cerca de cómo realmente vive el pueblo