Las sirenas y la Seguridad Vial

Mayor Franz D. Santander Calle

En los últimos meses, algunos vehículos del servicio público, privado e incluso de instituciones gubernamentales, han comenzado a utilizar diferentes dispositivos sonoros, parecidos a sirenas, con el propósito de abrirse paso cuando existe congestionamiento en diferentes calles y avenidas.

El uso de este tipo de sirenas es exclusivo de instituciones gubernamentales como la Policía Boliviana y seguridad presidencial, por lo tanto, nadie puede conducir vehículos con este tipo de artefactos y mucho menos si no cuentan con la autorización correspondiente para ser instalados, de acuerdo a la Ley 3988, normado por el artículo 142.8 del 18 de diciembre de 2008, la misma determina una infracción de tercer grado para los infractores debido a que causan extrañeza y confusión en las vías públicas al detectarse esa anomalía por parte de otras personas; entonces para contrarrestar esta infracción este tipo de dispositivos sonoros deberían ser decomisadas en cumplimiento a lo que determina la ley.

Los conductores, tanto de vehículos como de motocicletas, deben saber que está terminantemente prohibido el uso de sirenas y luces giratorias, en vehículos que no sean de emergencia o policiales y estos dispositivos solo son para servicios de emergencia tal es el caso de ambulancias, unidades de los cuerpos de bomberos, Policía y seguridad presidencial, además de las grúas dedicadas al remolque de automóviles averiados.

Las disposiciones establecidas en el Código y Reglamento de Tránsito y Vialidad son de orden público, interés social y observancia general. Determinan las normas a que deberá sujetarse el tránsito peatonal y vehicular en los municipios, con el objeto de dar seguridad y protección a sus habitantes, manteniendo la paz pública, la tranquilidad social y el respeto a los derechos humanos de la población, además de procurar la conservación del medio ambiente, para lo cual será necesario la planeación, ordenación, organización y operación del servicio de tránsito y vialidad.

La moda de algunos dueños de vehículos es de presumir, con luces de todo tipo y esto les puede acarrear sanciones, pues el uso de luces que no sean parte del equipo original, solo se puede usar en vehículos autorizados.

Según algunos informes, está situación es preocupante, ya que últimamente se ha visto el uso de estas señales y sirenas como si se tratara de una moda. Este problema puede generar otros efectos criminógenos cuando gente del crimen organizado haga uso de estos artefactos, que son destinados solo para servicios especiales, lo que provocaría que cuando la gente se percate de que muchas personas lo usan ilegalmente, entonces van a menospreciar a los vehículos que sí están autorizados para usarlas, creyendo que se trata de conductores que violan la ley.

Hasta la fecha, varios conductores de ambulancias, patrullas y carros bomberos han denunciado, que en su trabajo diario se han percatado que vehículos del trasporte público y privado, cuentan con este dispositivo, hecho que según el Código de Tránsito significa una infracción y que en algunas ocasiones cuando acudieron a asistir a algunos heridos, con la sirena sonando, los micros y trufis, responden con sonidos similares, confundiendo a otros conductores, que piensan que es una bocina más y no dan paso al vehículo de emergencia.

Este mal hábito, demuestra que en las ciudades muchos conductores, no conocen las leyes de Tránsito o son malos ciudadanos, porque no respetan la sirena y no colaboran con el trabajo del servicio de emergencia que acude a una emergencia o lleva heridos o personas que necesitan asistencia médica a un centro hospitalario.

El uso de sirenas y destelladores, son medios de alerta en la conducción de vehículos y es prerrogativa para algunas autoridades que deben cumplir altas responsabilidades y tienen premura de su traslado, muchas veces con carácter apremiante. Estos artefactos permiten alertar al policía de parada, para que pueda acelerar el tráfico vehicular para ceder el paso.

Se debe puntualizar que deben llevar sirenas y luces destellantes los motorizados policiales, inclusive motocicletas que cumplen funciones de seguridad presidencial, así como los de auxilio y de acciones preventivas, como ambulancias, carros bombero y radio patrullas.