El aborto en medio de lo prohibido y la legalidad

194

SHIRLEY ESCALANTE/BOLINFO/TARIJA
(elPeriódico-junio 27/2019) Tenían tres hijas cuando se presentó un embarazo inesperado, su marido repetía que solo quería un cuarto hijo si era niño. Una fría mañana de enero de 2009, su ahora exesposo la llevó a una clínica, que hoy ya está cerrada.
Ella estaba temblando, llorando y asustada, un trabajador de seguridad canoso y de tez morena se le acercó y dijo: “Usted no debería estar aquí”.
“Con gran resistencia, firmé el formulario y esperé mi turno”, años después cuando escucha el llanto de los recién nacidos en las tiendas de abarrotes, en el aeropuerto camino a un viaje de negocios, en los parques, en las aceras, le asalta el recuerdo de aquel frío día de enero.
“Nadie me dijo lo mal que me sentiría después, incluso contemplé el suicidio, una amiga cristiana me apoyó durante el proceso de recuperación. Fue largo y sigo extrañando a mi bebé”.
El debate sobre el aborto gira en torno al derecho de una mujer sobre su humanidad, cuerpo y la libertad de decidir qué hacer con él y sobre quién tiene el poder de cegar una vida, de quitarla, de ponerle fin cuando está en plena formación, la del recién fecundado, la del embrión, la del feto.
De hecho que la religión influye, pues sustenta el derecho a la vida. En Bolivia va tomando cuerpo la legalización del aborto, a pesar de que las leyes sí lo permiten, pero en condiciones puntuales. Manejando cifras alarmantes y crecientes de casos que son atendidos diariamente a voz baja como las muertes que se dan en pacientes que no reciben la atención médica oportuna ni adecuada cuando se presenta una complicación.
¿El aborto está permitido?
La llegada de un bebé es un momento especial para cualquier mujer; sin embargo, este tiempo de espera y ansiedad puede convertirse en la peor pesadilla para quienes son víctimas de agresiones sexuales.
La situación empeora cuando la víctima es menor de edad. En Bolivia durante la gestión 2018 se registraron 2921 casos de menores que quedaron embarazadas como producto de una violación. Haciendo un cálculo, resultan 8 embarazos por día en mujeres que fueron abusadas sexualmente, según reporta el Fondo de Población de Naciones Unidas tras un estudio realizado por el Ministerio de Salud.
Los resultados son aterradores y deja entrever que tan inseguras resultan siendo las mujeres, sobre todo las menores de edad que representa el blanco más fácil para los abusadores.
La psicóloga Carla Lizón, explicó que existen estudios que revelan cifras que alarman respecto a las violaciones y abortos de las menores de edad.
«Sacaron un reporte hace muy poco tiempo en el que indican que cada tres horas hay una menor de 14 años víctima de violencia sexual, en 2018 se registraron aproximadamente 2921 embarazos en niñas», dijo la psicóloga.
Una menor que lleva en su vientre a un bebé fruto de una violación, está afectada psicológicamente, porque debe asimilar a su corta edad que se convertirá en madre, pero no solamente eso, sino de que a partir de ese momento, su vida cambiará por completo y dependiendo el caso, el hecho podría desencadenar incluso en que opten por el suicidio.
«Un embarazo en una adolescente puede ocasionar serios daños psicológicos que pueden ser devastadores para estas niñas que son víctimas de violencia sexual, que no quieren ir al colegio, desertan de las unidades educativas, por la vergüenzas y el qué dirán», dijo la profesional.
La sentencia constitucional 0206/14 establece que en caso de violación, incesto, peligro de la vida, puede realizarse la intervención legal de un embarazo. En caso de violación, solamente debe presentar la fotocopia de la denuncia en la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia (Felcv).
De acuerdo a datos oficiales, son realizados alrededor de 11 a 15 abortos legales por año, pues la norma al ser clara no da opción a replantear a la paciente a cambiar de opinión.
El director del hospital San Juan de Dios, Roberto Baldivieso Calle, informó que se trata de casos puntuales; el último que atendieron fue de una niña de 11 años que llegó del área rural y que se encontraba embarazada.
«Atendimos a una menor de 11 años que llegó desde una comunidad del área rural», dijo el médico.
Baldivieso cuestionó la edad del embarazo, argumentando que lo recomendable para interrumpir el mismo es antes de los tres meses de gestación, porque el feto se va formando y también representa un riesgo para la madre.
Emergencias
El jefe de la Unidad de Emergencias del hospital San Juan de Dios, Vladimir Velásquez, informó que es “complicado” identificar a pacientes que tomaron algún medicamento para provocar un aborto, por eso realizan un interrogatorio a la persona que llega con algún tipo de hemorragia.
«El sangrado cuando es un aborto espontáneo es normal, pero cuando lo provocan, encontramos restos de las pastillas que se introducen vía vaginal», explicó el profesional. (eP).
La nota
Aborto y conceptos
El aborto consiste en la interrupción del embarazo y puede producirse tanto de forma espontánea como inducida. Sea cual sea el caso, el aborto concluye con la expulsión del feto a través del canal vaginal.
Una vez que el aborto sea realizado, puede efectuarse un examen del útero adicional para determinar si queda tejido fetal. También debe estudiarse si los restos expulsados correspondían a un feto o a una mola hidatiforme, una masa de células que es el resultado de un óvulo no desarrollado correctamente. En caso de que queden restos, se recurre a un legrado.
Cirugía
Este tipo de aborto quirúrgico puede practicarse tras el primer mes de embarazo, pero siempre antes de la semana 13. Consiste también en la extracción del tejido que reviste el útero, pero es realizado a través de una máquina.
En ambos casos, se dilata el cuello del útero y se introduce un tubo a través del que se succiona todo aquello a eliminar para completar el aborto. Tras esta operación, pueden surgir algunos sangrados así como cólicos menstruales. La efectividad del aborto quirúrgico es cercana al 100 por ciento.
Al cabo de las tres o cuatro semanas de haber sufrido un aborto, el ciclo menstrual vuelve a la normalidad.
Apunte
El internet
El internet ha difundido información acerca del aborto y además ha dado acceso al procedimiento. Sitios en internet como Women on Web, con sede en los Países Bajos, ofrecen las píldoras necesarias para un aborto farmacológico en etapa temprana.
A cada mujer se le ofrece una consulta en línea con un médico certificado antes del envío del medicamento, que en general consiste en pastillas de mifepristona y misoprostol, inductores del aborto.
Las consecuencias de un aborto son muy variadas. En países donde el procedimiento es ilegal, las pacientes pueden correr riesgos a la salud y sufrir el estigma social.
En lugares con acceso libre, las mujeres pueden recibir cuidados suplementarios como anticonceptivos o análisis para identificar enfermedades de transmisión sexual.