Ecuador y Japón, eliminados de la Copa América

30

AGENCIAS
Ecuador y Japón desperdiciaron la posibilidad de clasificarse a cuartos de final de la Copa América al igualar 1-1 en la tercera y última jornada del Grupo C. Con el resultado Paraguay tomó el último cupo en la fase de los ocho mejores y enfrentará a Brasil.
Los nipones se adelantaron en el marcador a los 16 minutos gracias a Shoya Nakajima, quien aprovechó un falló del portero rival. Ángel Mena consiguió la igualdad para los ecuatorianos a los 35 minutos.
Desde el comienzo, Ecuador presionó alto y forzó errores en la salida nipona.
Japón tuvo un estilo de juego bien definido: se agrupó cerca de su portería y, cuando recuperó la pelota, salió rápido de contraataque con pases largos.
Un pase largo nipón que buscaba a Shinji Okazaki obligó al portero ecuatoriano Alexander Domínguez a salir hasta el borde del área para rechazar. La pelota le quedó a Nakajima, quien definió desde media distancia con el portero a mitad de camino para poner el 0-1 a los 15 minutos. El árbitro primero anuló el gol, por una presunta posición adelantada de Okazaki en la jugada previa, pero luego, tras comunicarse con los árbitros que controlaron el VAR y sin necesidad de ver la pantalla, lo convalidó.
A los 35 minutos, Kawashima tuvo una reacción espectacular y le atajó un tiro a Robert Arboleda, que pateó a centímetros suyo; la pelota le quedó a Mena, que no perdonó y anotó la igualdad al definir de primera.
A los 55 minutos, Gaku Shibasaki y Jefferson Orejuela se golpearon las cabezas.
El japonés se llevó la peor parte y tuvo que salir un rato del campo para ser asistido.
Ecuador entró a jugar el segundo tiempo con una vocación aún más ofensiva que la mostrada durante la primera mitad.
Con el correr de los minutos la paciencia ecuatoriana se fue agotando y los defensas empezaron a apelar a largos pelotazos en busca de los delanteros.
Ayase Ueda saltó al campo a los 66 minutos en lugar de Shinji Okazaki y al instante tuvo dos situaciones claras de gol que no supo aprovechar.
Tras un comienzo apabullante de la Tricolor, los nipones lograron inclinar la balanza a su favor, jugar en campo rival y ser protagonistas.
Como la igualdad dejaba a los dos equipos eliminados, los últimos minutos fueron frenéticos.
Ambos equipos se lanzaron al ataque, descuidaron sus porterías y hubo varias jugadas de peligro.
Poco más tarde y a minutos del final, Kubo convirtió un gol, el árbitro lo anuló por posición adelantada y ecuatorianos, japoneses y paraguayos contuvieron la respiración mientras esperaban la confirmación del VAR, que avaló la decisión del árbitro.