Preparan celebraciones por año nuevo andino amazónico 5527

170

(elPeriódico – junio-20-2019) Cada 21 de junio se celebra en Bolivia el “Año Nuevo Andino Amazónico y del Chaco”, en ocasión del solsticio de invierno o el “willkakuti», que traducido del aimara significa el retorno o renacer del sol.

La tradición ancestral andina, celebra el solsticio de invierno, este es un evento cósmico donde el sol parece encontrarse más alejado de la tierra, este hecho hace que el planeta reciba menos luz y el día parezca más corto.

El solsticio de invierno no solo indica la noche más corta y fría, implica el desarrollo de un calendario particular, que contempla actos colectivos como eventos festivos ligados a la religiosidad popular del ciclo agrícola.

Los aimaras tienen su propia división de tiempo relacionada al ecosistema y su actividad económica productiva; limitados al cultivo de tubérculos y gramíneas, fuertemente dependientes de las abundantes lluvias cíclicas, cada ciclo anual comprendía tres estaciones:

Estación Fría que comprende el otoño e invierno, denominada “juyphi pacha”, ocupando la mitad del año entre marzo y septiembre, cuando madura la producción agrícola y luego se le recolecta e inicia la siembra.
Estación seca que es la primavera o “awti pacha” entre septiembre a diciembre, dedicada a la siembra.
“Awti” implica “hambre”: la tierra está seca, hambrienta, porque no llueve.
Estación de las lluvias de verano o “jallu pacha” entre diciembre y marzo, durante la que crecen las plantaciones.
El ancestral calendario agrícola aimara se basa en la evolución estacional de las papas y la quinua y similares, por lo que no es estrictamente aplicable a los valles bajos, concentrados en el cultivo del maíz.

Si de hechos constatados se trata, la celebración del año nuevo indígena en realidad se remonta 28 años atrás.
Son señalados como autores de aquella iniciativa el exdiputado e historiador aimara Germán Choquehuanca y el médico naturista Rufino Phaxsi, un emprendimiento que inició bajo intensa polémica y más de un conflicto interno.

El Gobierno Nacional institucionalizó esta celebración desde el 2009, declarando feriado el 21 de junio por el solsticio de invierno, poniendo la denominación de “Año Nuevo Andino Amazónico y del Chaco”, con el fin de incluir a las diferentes culturas del país que también toman en cuenta este acontecimiento natural para sus cosechas.

Según el calendario aimara sería la celebración del año nuevo 5527.
La jefa departamental de la Unidad de Medicina Tradicional dependiente del Servicio Departamental de Salud (Sedes), Raquel Ramos Guzmán, resaltó la “importancia” de esta fecha en cuanto a la cosmovisión, la interculturalidad y la simbología.

Para los médicos tradicionales, recibir los primeros rayos de luz solar al cambio de estación, representa la renovación de las células, por lo tanto, esta acción, tomando en cuenta dicha percepción, atrae las vibras positivas y la posibilidad de curar enfermedades como el cáncer. (eP).

Los datos:
• La cuenta es realizada desde 1492, cuando inició la invasión europea, a ese número se le suman los otros 5000 años antes de la conquista.
• La celebración es realizada en el marco del Decreto Supremo 173 del 17 de junio de 2009.

EL APUNTE:

Zonas consideradas “sagradas” en Tarija
El Ministerio de Culturas y Turismo, invitó a las gobernaciones, alcaldías, instituciones públicas, privadas, organizaciones sociales, campesinas y población en general a sumarse a los rituales “sagrados” para recibir el nuevo año Andino Amazónico y del Chaco 5527.
Publicó en su sitio de internet un listado de 233 “lugares sagrados” en Bolivia, recalcando que en Tarija serían: La cuesta de Sama, Alto Senac y San Jacinto.