Brasil se enfrenta a Venezuela en busca del pase

44

AGENCIAS
La principal novedad en la formación del técnico de Brasil, Adenor Leonardo Bacchi ‘Tite’, será el regreso del centrocampista Arthur Melo, completamente recuperado del fuerte golpe en la rodilla derecha que le hizo perderse el debut ante Bolivia.
Fernandinho volverá al banquillo. El resto, serán, previsiblemente, los mismos que vencieron por 3-0 a la Verde en el partido inaugural, con un tridente ofensivo formado por David Neres, Roberto Firmino y Richarlison.
Al mando del timón seguirá un Philippe Coutinho renacido. Sin Neymar en liza por lesión, el camisa ’11’ ha dado un pase al frente que le ha permitido olvidar el calvario que ha pasado en la última temporada con el Barcelona.
Ante Bolivia marcó dos y es, provisionalmente, el máximo goleador del certamen.
Un triunfo ante la Vinotinto daría a Brasil, que lidera el grupo A con tres puntos, la clasificación matemática para los cuartos de final e incluso les podría asegurar el primer puesto, pero solo en caso de un empate en el otro partido que enfrentará a Perú y Bolivia.
Más allá de los números, el cuadro de Tite es consciente de que está obligado a ofrecer una mejor imagen que la mostrada ante los bolivianos, si no quiere volver a ser abucheado por su afición, como ya ocurrió el pasado viernes en el Morumbí de Sao Paulo.
El Arena Fonte Nova es una afición más calurosa, pero también exigente. En ese estadio se produjo una de las imágenes más curiosas en la historia de la Copa América. Fue en la edición de 1989 y la hinchada estaba enfadada por la falta de jugadores de la región en la selección.
¿Qué hicieron? Insultaron y pitaron al seleccionador de la época, Sebastiao Lazaroni, y lanzaron un huevo a Renato Gaúcho, hoy técnico del Gremio.
Por su parte, Venezuela, con un plantel rejuvenecido, aspira a dar la sorpresa para mantener sus opciones de clasificación.
Para ello tendrá que superar una estadística demoledora: la Vinotinto nunca ha ganado a Brasil en una Copa América: seis derrotas y un empate, en los que solo fue capaz de meter dos goles por los 27 recibidos.
La mayor goleada de la selección brasileña sobre la venezolana ocurrió en la Copa América de Paraguay 1999, cuando venció por 7-0, en un duelo marcado por el estreno goleador de Ronaldinho Gaúcho con la absoluta.
El seleccionador, Rafael Dudamel, quien anteriormente ya dijo que aspiran a llegar a la final del 7 de julio, afirmó que el partido contra Brasil «hay que jugarlo con respeto, admiración, seguridad y sin ningún tipo de complejo».