Hombre secuestró a su hijastra, la violó durante 19 años y tuvo nueve hijos con ella

114

El Comercio

Rosalynn McGinnis tenía 12 años cuando fue secuestrada en Estados Unidos por su padrastro, Henri Michelle Piette, quien abusó sexualmente de ella y terminó convirtiéndose en el padre de sus nueve hijos. El infierno duró dos décadas y acabó cuando Rosalynn logró escapar de su cautiverio.

Hoy, con 34 años, McGinnis ha empezado a encontrar algo de justicia luego de que Piette fuera condenado por sus crímenes y enfrenta una vida en prisión, reportan medios locales.

La pesadilla inició en 1997 en la ciudad de Poteau, Oklahoma, donde Piette raptó a McGinnis de su escuela días después de que la madre de la menor, harta de sufrir violencia doméstica, terminara la relación amorosa que ambos mantenían.

Fue entonces que el sujeto huyó a México llevando consigo a la menor. Piette obligó a Rosalynn a casarse con él cuando ella tenía 13 años en una ceremonia ilegal realizada en una camioneta. A partir de ahí tuvieron nueve hijos.

Por 19 años Rosalynn sufrió abusos en varias ciudades del país azteca y de Estados Unidos. Su calvario terminó en el 2016 cuando la joven logró escapar junto a sus hijos de la casa en la que estaba recluida en México. Tres años después rompió su silencio y concedió su primera entrevista y reveló los horrores que vivió por casi 20 años.

Estados Unidos

(Foto: AP / People)

«Estaba asustada y tan confundida, ni siquiera sabía lo que estaba pasando […] Si miro atrás y veo lo que me ocurrió, ni siquiera entiendo cómo alguien puede hacerle algo así a un niño. Lo que él me hizo a mí«, dijo Rosalynn McGinnis al medio estadounidense KHSB.

Henri Michelle Piette, hoy de 63 años de edad, fue condenado a cadena perpetua la semana pasada por secuestro y por viajar por el país con el intento de agredir sexualmente a una menor.

Brian J. Kuester, fiscal de Estados Unidos para el Distrito Este de Oklahoma, afirmó tras la sentencia que McGinnis que fue el coraje de la mujer lo que «le permitió escapar y rescatar a sus niños y permitió a los investigadores y a los fiscales buscar justicia para ella«.