Cocarico llama a la calma a los soyeros que se movilizan para modificar el precio del producto

44

ABI

El ministro de Desarrollo Rural y Tierras, César Cocarico, llamó el jueves a la calma a los productores de soya, quienes se encuentran movilizados en demanda de modificar el precio de la tonelada del grano de 280 a 300 dólares.

    «Quiero llamar a la reflexión a los compañeros, sabemos que están tomando algunos silos, no es lo coherente, no es adecuado, los compañeros tienen que escuchar no podemos agravar la situación, sabemos que hay momentos de desesperación por el precio de la soya, pero siempre hay que mantener la calma, esperemos que la mesura, prudencia, calma, madurez de los dirigentes puedan imponerse en este caso para no agravar esta situación», dijo en entrevista con radio Panamericana.   

    Cocarico manifestó que desde las primeras horas de esta jornada los productores de soya instalaron al menos cuatro puntos de bloqueos en Pailón, Cuatro Cañadas, San Julián y Los Troncos, rutas de Santa Cruz, a pesar que el Gobierno los convocó al diálogo.

    Informó que desde las 9h00 se instaló una mesa de negociación, con presencia del ministro de Gobierno, Carlos Romero, en instalaciones del Consejo Nacional de Lucha Contra el Tráfico Ilícito de Drogas (Conaltid) en Santa Cruz, para encontrar una solución al conflicto.

    El ministro recordó que el Gobierno aprobó un decreto supremo para aumentar el cupo de exportación de soya hasta 60 %, que garantiza el abastecimiento del mercado interno, agiliza los trámites de envío y dispone que la Autoridad de Supervisión del Sistema Financiero (ASFI) y la Banca evalúen los créditos que tienen los productores.

    En ese marco, dijo que la ASFI emitió ayer, miércoles, una circular de reprogramación de créditos. 

    «Se ha emitido la semana pasada la reprogramación y ayer en ese sentido la ASFI sacó la circular que dispone que los bancos, las entidades financieras puedan hacer un trato de reprogramación a todos los productores de la soya y de Santa Cruz», respaldó.