El representante regional cumplió una nutrida agenda junto al presidente I Foto: ABI.

ABI

Luis Almagro, secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), sobrevoló en helicóptero el sábado por la mañana el lanzamiento de la campaña del MAS en Chimoré junto al canciller, Diego Pary, y el ministro de Justicia, Héctor Arce.

«Yo he sobrevolado, yo lo acompañé al secretario general (de la OEA) junto con el canciller a que tome su avión, lo llevamos en helicóptero y las imágenes que uno veía del aire eran para emocionarse hasta las lágrimas y eso que pasamos más temprano», contó anoche el titular de Justicia.

Comentó que el canciller, el representante del organismo regional y él quedaron «sorprendidos» por la «increíble mancha humana de kilómetros y kilómetros», la cual considera que «ha sido una de las movilizaciones más grandes sino será la más grande de la historia» del país.

La entrevista a Arce:

Almagro llegó a Bolivia el viernes en la madrugada. Desde la Casa Grande del Pueblo dio un espaldarazo a la repostulación de Evo Morales, considerando que sería discriminatorio decir que no está habilitado a ser candidato; luego tuvo breves reuniones con opositores y se trasladó al Trópico de Cochabamba.

Visitó la casa del primer mandatario y participó de la entrega de una cancha de césped natural en el Chapare, para luego partir el sábado en la mañana desde el aeropuerto de Viru Viru en Santa Cruz.

Arce, en entrevista con el programa ‘Todo a Pulmón’, destacó la movilización de miles de personas en el aeropuerto de Chimoré y criticó el comportamiento de los senadores Óscar Ortiz, Yerko Nuñez y Arturo Murillo en su reunión con la comitiva de OEA, señalando que “hicieron quedar mal la imagen del país” al protagonizar un tenso momento por su reclamo del 21F.

«Hay que pedirles a ellos que dejen los discursos trasnochados, que dejen de cuestionar la candidatura legítima y legal del presidente (…) Hay que preguntarles a ellos si es que van a aceptar los resultados (de las elecciones), al senador Ortiz decirle si va a aceptar los resultados después de perder estrepitosamente, un candidato que tiene 8 por ciento cuestionando a uno que supera el 30 por ciento», agregó el ministro.