Foto referencial.

Roberto A. Barriga/Bolinfo/Tarija

(el Periódico-Mayo 22/2019) Un hombre llegó en estado de ebriedad a su hogar en la zona de Morros Blancos, después de unos minutos, comenzó a gritar a su esposa y agredirla verbalmente, lo verbal se volvió físico, y terminó propinándole patadas.

La nieta también recibió un golpe cuando quiso defender a su abuela. La vecina llegó a socorrer a las víctimas y posteriormente denunciar al agresor.

El comandante departamental de la Policía, coronel Miguel Ángel Prieto Gemio, indicó que el agresor llegó a su casa ebrio, después de que su mujer le sirviera la comida, se encerró en su cuarto con su nieta, una menor de edad.

Una de las gallinas de su hogar comenzó a cacarear, lo que activó la ira del ebrio, quien salió de su cuarto y agredió verbalmente a su pareja, después la tiró al piso y le pateó en el abdomen.

La nieta al ver las constantes patadas a su abuela, intervino y recibió un golpe a la altura de la nariz, que le hizo sangrar.

Ante la situación que parecía incontrolable, la vecina llegó a esta casa al escuchar los gritos de auxilio y socorro de la mujer, consiguiendo apaciguar un poco la situación.

Cuando lograron salir del domicilio se fueron directamente a la estación policial integral de Morros Blancos donde sentaron la denuncia.

Efectivos de la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia (Felcv) se trasladaron al hogar del suceso y aprehendieron al agresor. (eP).