Foto referencial

Roberto A. Barriga/Bolinfo/Tarija

(el Periódico-Mayo 21/2019) El fiscal departamental de Tarija, Aimoré Álvarez Barba, informo que el Juzgado de Instrucción Cautelar Cuarto, realizó ayer la audiencia de medida cautelar, dentro del proceso que sigue el Ministerio Público en contra de Gregorio Ricardo A. por los delitos de violación a niño, niña y adolescente  y violación agravada.

La audiencia duró más de una hora y media, en la que el Ministerio Público logró activar los peligros de fuga y de obstaculización.

El hombre fue remitido al penal de Morros Blancos.

Todos esos años fueron un martirio para la víctima, porque el imputado primero la agredía físicamente y luego la abusaba sexualmente.

Producto de estas agresiones,  la víctima tiene dos hijos, un niño de 10 años y una niña de 2. Además, el denunciado sometió a la víctima a realizarse  abortos, siendo la última vez, hace un mes, teniendo la corroboración del certificado médico forense.

Manifiesta la víctima que por temor a que su padre agreda sexualmente a sus hermanitas menores, aguantó tanto tiempo las violaciones, pero, ya cansada de tanta perversidad,  le dijo que ya no quería verlo, y este reacciono intentando ahorcarla.

La adolescente pidió ayuda a su tía y decidió denunciar el hecho, es así que iniciaron las investigaciones, logrando ejecutar la resolución de aprehensión emitida por la fiscal de materia, Graciela Copas Gorena.

Foto referencial

El apunte

Antecedentes

Cuando solo era una niña, las agresiones comenzaron, tanto físicas como verbales, también la tocaba, hasta que una noche decidió violarla.

Esta situación  continuó durante ocho años, hasta que a una de sus hermanas menores,  quiso hacerle lo mismo.

La víctima no pudo aguantar el mismo destino para sus hermanas y decidió denunciarlo.

El calvario de esta joven no solo fueron las continuas vejaciones, también la obligó a practicarse el  aborto en más de una oportunidad.

Sufrió un infierno que terminó desenlazado en la denuncia.