ECOOSFERA

Ser dependientes de los fármacos no es algo natural; es, más bien, producto de una cultura que los acepta.

El frenético mundo en el que vivimos nos ha hecho creer que la salud es un asunto de segunda importancia, al menos hasta que sufrimos una enfermedad. Y cuando se nos presenta una molestia, buscamos encontrar algún remedio exprés para seguir con nuestro ritmo de vida. 

Hemos perdido la noción de que la prevención es la mejor estrategia para encontrarnos sanos, lo cual se logra a través de los alimentos y hábitos saludables, siguiendo la máxima de Hipócrates: “Que tu alimento sea tu medicina”.

Según un interesante artículo de Waking Times, entre 1997 y 2012 en Estados Unidos (país que suele marcar tendencia) y Canadá, aumentó en un 500% el número de prescripciones de fármacos, lo que significa que la dependencia a los medicamentos, mayormente químicos, se ha desbordado.

Lo anterior es producto de una cultura que apuesta por los remedios fáciles y, por supuesto, es resultado de los grandes intereses de las corporaciones farmacéuticas, que de ninguna manera quieren que se modifique esta cultura. 

Para cambiar la forma en que abordamos los temas de salud, debemos comenzar por conocer cuáles son los alimentos y productos naturales que previenen y alivian las enfermedades más comunes. 

Estos son los pares naturales de los fármacos más prescritos del mundo (recuerda que la prevención es el primer remedio): 

1. Hidrocona/(paracetamol, Vicodin, oxicodona)

Para curar el dolor.

Los analgésicos son, definitivamente, los fármacos más consumidos en el mundo. 

Sus versiones naturales: jengibre, cúrcuma, bayas, pimienta de cayena, semillas de apio, cerezas, verduras verde oscuras, nuez.

2. Estatina (versión genérica de Lipitor/Zocor/Simbastatin/Crestor)

Para reducir el colesterol.

Un 15% de los fármacos prescritos son genéricos de la estatina.

Sus contrapartes naturales: 

Nueces, espinacas, manzanas, cúrcuma, arándano, jitomate, té verde, pescado graso, frijoles, alfalfa, pimiento, ajo, semillas de fenogreco, caramelo de orozuz, majuelo. 

3. Lisinopril (Prinivil/Zestril/Norvascc/Amlodipina)

Para la reducción de la presión arterial o hipertensión.

Representan el 23% de las prescripciones médicas. 

Sus versiones naturales:

Comidas con altos contenidos de vitamina C como chile, guayaba, pimiento, brócoli. Comidas con altos contenidos de magnesio como chocolate, hojas verdes, nueces brasileñas, almendras, anacardo, melaza, semillas de calabas y calabacín; nueces de pino, nueces de nogal. Alimentos con altos contenidos en potasio: champiñones, bananas, papas, naranjas, aceite y agua de coco.

4. Synthroid (levothyroxine sodium) 

Para hipotiroidismo.

Ocupa el 11% de las prescripciones médicas.

Versiones naturales: 

Los alimentos que contienen sodio como algas marinas, rábano, perejil,pescado, comida de mar, huevo, plátano, fresas, arándano, sal cristalizada del Himalaya; hierro, selenio y zinc son esenciales para evitar el hipotiroidismo. Un ejercicio mínimo de 20 a 30 minutos por día puede ser suficiente para mejorar tu ritmo cardíaco. 

5. Prisolec (omeprazol/versiones genéricas de Nexium) 

Un antiácido, también usado para la gastritis. 

Por ser un remedio para las úlceras, gastritis y reflujo, suele ser muy recomendado. 

En alimentos naturales:

Toronja, probióticos, germinados de brócoli, miel de manuka, goma de mástique, té de malvavisco, glutamina, jugo de sábila, jugo de pepinillo.

6. Azitromicina y Amoxicilina

Como antibiótico. 

Generalmente prescrito para niños, y el antibiótico más vendido del mundo. 

Insumos naturales:

La luz del Sol (por su vitamina D), ajo, aceite de coco. Alimentos ricos en nicotinamida (contenida en la vitamina B3) como salmón, sardinas y nueces. Miel de manuka, extracto de hojas de oliva, té verde, agua de rosa, mirra, extracto de semillas de uva, aceite de orégano, probióticos.

7. Glucophage (metformina)

Usado como un antidiabético.

En sus versiones naturales: 

Té negro, luz del Sol (por su vitamina D), nueces, semillas de chía, vinagre, vinagre de cidra de manzana, canela, uvas rojas, avena, brócili, espinaca, frijoles rojos, fresas. También, el 90% de los casos de diabetes pueden ser resultos comiendo alimentos con baja carga glucémica y con ejercicio aeróbico.