Empecé a roncar y la persona menos esperada me ayudó a solucionarlo

121

CULTURA COLECTIVA

A todos nos da vergüenza roncar, sin embargo, es importante identificar por qué lo hacemos.

Valoro demasiado mis horas de sueño. Es sagrado para mí poder dormir ininterrumpidamente y amanecer con la sensación de bienestar y cero cansancio. Todo iba súper bien en este aspecto, hasta que un día mi hermana me despertó porque estaba roncando horrible y no la dejaba dormir. Obvio le dije que no era cierto, que yo nunca había roncado; así que la siguiente noche me grabó para mostrármelo y de paso reírnos un rato. Y es que, como a todos, me daba mucha pena roncar y no tenía ni idea de por qué me estaba pasando. Se lo atribuí al cansancio y lo dejé pasar, pero la verdad ya no dormía bien por los nervios de que un día mi novio o mis amigos me escucharan.

Semanas después tuve cita con mi dentista y ¡vaya sorpresa! Después de echarle un ojo a mi boca, ella me preguntó qué tal estaba durmiendo, así que le conté de mis armoniosos ronquidos. Me explicó que aunque pareciera extraño roncar se relaciona con distintos factores, entre ellos la salud bucal. Ahora que comprendí qué estaba pasando en mi cuerpo, quiero compartir las razones por las que empecé a roncar y cómo dejé de hacerlo cambiando algunas cosas de mi rutina personal.

¡Me rechinaban los dientes al dormir y no lo sabía!

Mi dentista se percató de que había un desgaste dental causado por la presión que se genera al apretar o rechinar los dientes al dormir, algo que se conoce como bruxismo. El bruxismo se genera por diversos factores como el estrés o la ansiedad. Además de que en la mayoría de los casos causa ronquidos porque genera una obstrucción del flujo de la respiración, y lo peor de todo es que puede venir acompañado de presión arterial alta, sobrepeso, inflamación o dolores de cabeza.  

Empecé a roncar y la persona menos esperada me ayudó a solucionarlo 2

Tuve que cambiar mi posición al dormir

Por lo regular suelo dormir boca arriba, provocando que, cuando los músculos se relajan, mi mandíbula se retraiga un poco y mi lengua caiga de manera natural hacia la parte de atrás obstruyendo el flujo de mi respiración y provocando los ronquidos. Así que lo primero que hice fue corregir esta postura, durmiendo de lado y utilizando una almohada como apoyo entre las piernas para evitar la obstrucción de vías respiratorias.

Empecé a roncar y la persona menos esperada me ayudó a solucionarlo 3

Empecé a cuidar mi alimentación

Otro de los motivos que provoca roncar es el sobrepeso, ya que puede causar la formación de tejidos adicionales en la parte posterior de la garganta estrechando así las vías respiratorias. Por esto decidí cambiar ciertos hábitos alimenticios, incluyendo más frutas y verduras en mi día a día y tomando suficiente agua.

Empecé a roncar y la persona menos esperada me ayudó a solucionarlo 4

Evito tomar alcohol antes de dormi

Ya sé que a veces está rico tomarse una cervecita en la noche, sin embargo, ingerir bebidas alcohólicas hace que tu garganta se relaje más al momento de dormir, esto disminuye las defensas naturales contra la obstrucción de las vías respiratorias. Así que suelo dejarlo para ocasiones especiales y en lo cotidiano prefiero tomar un té o tisana que ayude disminuir la tensión, ansiedad y me ayude a descansar mejor.

Empecé a roncar y la persona menos esperada me ayudó a solucionarlo 5

Busqué ayuda extra

Mi dentista me dijo que una de las opciones para evitar el rechinido de mis dientes, y por ende, mejorar mi respiración para dejar de roncar, es el uso de un protector bucal mejor conocido como guarda. Este es un dispositivo dental que se puede adquirir directamente con el dentista y solo tengo que colocarlo en mi boca al dormir y morderlo un poco para que adopte la forma de mis dientes, después lo único que hará es evitar la obstrucción y la presión entre diente y diente.

Empecé a roncar y la persona menos esperada me ayudó a solucionarlo 6

Desde que inicié con estos cambios he logrado descansar mucho mejor, me siento más relajada y sobre todo ya no despierto a los que duermen cerca de mí con mis adorables ronquidos. Ya sé que a veces da un poco de vergüenza aceptar que estamos roncando, pero ahora sé que es algo que nos pasa a casi todos y es súper importante identificar qué lo ocasiona para corregirlo y gozar del sueño como debe ser.