UN SUBE Y BAJA… DONDE SEA

Redacción central/ bolinfo/ Tarija
(Abril 28/2019) Los micros son un dolor de cabeza en la realidad que hoy enfrenta la ciudad de Tarija, amigos del desorden y el caos, lo hacen más grande cada día. La molestia ciudadana por la conducta que tienen sus choferes se manifiesta a flor de piel, ya que no respetan norma alguna y se imponen en las atestadas calles del centro de la urbe.
Entre todas las faltas que cometen los conductores de micros, dejaremos para este análisis solo lo que hacen para que los ciudadanos suben o bajan del vehículo. Los micros se detienen dónde quieren, es cuestión de levantar la mano aunque sea a media cuadra y el chofer para la máquina y usted sube. Si quiere bajar porque llegó a su destino es igual, es cuestión de gritar “me bajo maestro” y el micro frena para que salga de él, no importa que atrás haya otros motorizados ni el riesgo de ocasionar una colisión por la abrupta detención.
Las paradas autorizadas son las que menos se usan, están de adorno, cualquier lugar en la cuadra sirve para un micro, ni pensar que por lo menos se estacionará al lado derecho, es mucho pedir, se detienen en media calle, le afecte a quien le afecte. Puede ser sobre un paso peatonal o mejor en la intersección de dos calles, trancando todo el tráfico. No importa si es doblando una esquina o al lado de las líneas amarillas. Lo peor de todo es que lo hacen ante la mirada ciega de la policia! de tránsito, que lo que menos hace es ordenar la situación. Sin duda tenemos también responsabilidad los usuarios del servicio, que deberíamos tomarlo o dejarlo solo en las paradas instaladas para tal motivo.
El reinado de los micros es nefasto y la incapacidad de las autoridades municipales es lacerante. Mientras la ciudad sucumbe en la desorganización y el descontrol.