La noche del patrullero y de los “ebrios vivientes”

284

(elPeriódico-abril 20/2019) Jueves de Semana Santa, una camioneta de Radio Patrullas 110 con dos policías y un periodista partirán a patrullar por la ciudad, la rutina diaria del verde olivo. El destino es Morros Blancos, San Jorge, Los Chapacos, Moto Méndez, cualquier lugar que central marque, la velocidad nos llevará hasta ahí.
La tarde ya traía noticias fuertes, aproximadamente a las 19:00 camino a Padcaya un vehículo de la empresa Veloz del Sur se chocó contra un camión, tres personas murieron, la escena era brutal y sangrienta; sangre, cuerpos y lo que no se cruza por la mente eran parte de un panorama terrorífico.
23:00 partimos del Comando Policial, el policía Ibarra conducía el vehículo, el policía Ninavia era el acompañante, nos detuvimos en una tienda para comprar hoja de coca, según los policías es buena compañera y ayuda a mantenerse despabilado en la noche, recorrimos las calles, conversando.
Comentaron que los primeros días de la semana (lunes, martes miércoles), el patrullaje es horrible, pues casi no sucede nada y están toda la noche dando vueltas en la camioneta. Mientras que los restantes días el panorama cambia, hay llamadas por violencia familiar, las peleas abundan en la ciudad.
“Desalojar a los parroquianos, es lo más frecuente, los días del fin de semana se registran peleas familiares, después de robos hay eso” explica Ninavia.
La Unidad de Radio Patrulla 110, cuenta con 11 vehículos para patrullar en toda la ciudad, solo 5 patrullas pueden salir por turno, debido a que no se puede exigir al vehículo, que usualmente según la experiencia de los patrulleros necesitan mantenimiento y cuidado si se los utiliza muy seguido.
Ibarra detecta tres personas bebiendo en la cancha del barrio Simón Bolívar, no dejó que la conversación lo distrajera de su trabajo, es una lechuza pensé. La patrulla fue divisada por los beodos, esta da la vuelta y aparece detrás de ellos, los sujetos ya se levantaron caminan, no voltean casi seguro que hacerlos seria compartir el destino de la mujer de Lot, siguen su camino, es un acuerdo tácito, se retiran sin problema y no se los tendrá que arrestar, lo siguen como por naturaleza, el lugar está despejado, trabajo cumplido, la noche continua.
La conversación sigue, el trabajo sigue, la patrulla sigue, casi alrededor de la media noche, los ojos que escanean la ciudad, detectan a una persona veterana ebria durmiendo en la vereda. Quienes son ustedes pregunta. Somos la Policía responde Ibarra, se encuentra bien, sí, respondió el beodo. Los oficiales recomienda al sujeto que vaya a casa, este asiente, ellos ofrecen llevarlo, pero el alcohol y la tozudez es mayor en el sujeto. Este se retiró a su hogar por sus medios, se fue, la patrulla sigue.
Persecución en La Pampa
12:40, la noche se puso fría, las calles vacías, el silencio reina en la ciudad, la radio de la central anuncia un robo en flagrancia, la camioneta en las manos de Ibarra acelera, el destino era el barrio la Pampa frente al cine de La Torre.
El patrullero de la Estación Policial Integral (EPI) de Moto Méndez, llegó antes, dos sujetos en una motocicleta intentaban robar otra estacionada cerca del cine de la Torre, un malhechor se quedó en la moto, el otro se bajó para realizar la fechoría, cuando la patrulla se acercó el que estaba en la motocicleta huyó a toda velocidad y logró escapar.
En ese mismo instante, el otro malandro escapó corriendo, el policía Castillo, lo persiguió, corrieron y se perdieron en la quebrada, el malhechor no pudo correr más, Castillo lo alcanzó, rodaron por el barro pero al final logró someterlo y esposarlo.
Tocaron las puertas de los hogares, donde la motocicleta que estaba a punto de ser vulnerada, estaba parqueada, sin embargo, no tuvieron éxito. Subieron la motocicleta al patrullero y fueron hasta oficinas del Diprove, donde se quedará el vehículo hasta que lo reporten y sea devuelto al dueño o dueña. En cuanto a la persona aprendida, estará arrestada 8 horas y lo más probable es que la persona propietaria del vehículo lo denuncie.
Los ebrios y los taxistas
1:36, se reporta a un ebrio golpeando puertas, la patrulla se mueve al barrio Morros Blancos a la altura del colegio Víctor Varas, se sorprende a personas en un casa particular fuera de la misma ebrias, en una santa fiesta de jueves, se les pide ingresar al domicilio porque los vecinos se quejaron del ruido, estos ingresan.
2:16, hay un ebrio molestando a personas en la calle Octavio Campero Echazú de Morros Blancos, la persona se retira de buena voluntad, la noche es fría, la patrulla sigue, los ebrios abundan, solo basta la presencia del policía Ninavia e Ibarra para que la situación se tranquilice y las personas se retiren en paz, sin embargo, a veces hay clavos tan duros como los de un ataúd.
2:40, se reporta una persona en estado de ebriedad haciendo escandalo con taxistas, pasando la gruta detrás de la universidad Autónoma Juan Misael Saracho (UAJMS). La patrulla llega, cuatro taxistas y un adulto de 29 años, estudiante de la UAJMS, discuten por el precio del pasaje.
Según el taxista, esta persona había llevado y recogido a dos mujeres, una de ellas (en estado de ebriedad) todavía dormía en su taxi, según la versión del taxista cuando llegaron a su domicilio donde esta persona esta en calidad de inquilino, no le quiso pagar porque la mujer no se quiso bajar con él, entonces discutieron, los vecinos se quejaron, llegaron más taxistas y después nosotros con la patrulla.
El hombre de 29 años en estado de ebriedad no podía argumentar por qué no pagó el taxi, el oficial Ninavia le recomendó que pague para que así se evite de tener que ir a la EPI de Moto Méndez, sin embargo, este se rehusó. Terminó en las celdas de la EPI de Moto Méndez como arrestado. La mujer que dormía en el taxi no fue arrestada, se fue a su hogar, el ebrio pasó 8 horas arrestado.
Un arresto dura 8 horas, es decir esta persona permaneció en celdas de la PEI hasta alrededor de las 11:00 am.
Las celdas de la EPI Moto Méndez
Detrás de los mostradores en la parte frontal de la EPI de Moto Méndez, se encuentran las celdas, el pasillo que llega a estas habitaciones está lleno de canes, y colchones hechos girones, se puede apreciar que distintos líquidos corporales, tanto de humanos como caninos fueron vertidos en estos colchones.
Antes de ingresar a las celdas, habitaciones oscuras y sin ventanas, se siente una especia de olor húmedo ácido, es casi un aura de condena, es parecido al olor del departamento de soltero de un hombre, pero como si la letrina no se hubiera lavado varios meses, es difícil de imaginar en verano el nivel bacterial o de humedad que se pueda sentir adentro. Pasar 8 horas dentro de esas celdas hace escarmentar hasta al más ebrio.
El final
4:00 am, es tarde, esta frio, los erbios abundan, todos obedecen o caso contrario permanecerán 8 horas en las celdas húmedas de la EPI de Moto Méndez.
Los oficiales Ninavia e Ibarra continuarán realizando lo mismo al día siguiente, a pesar de su amabilidad cuando lo requiere su presencia es ley, y su buen humor se vuelve autoridad, es mejor patrullar, prevenir. Su trabajo es nocturno, su labor es sacrificado, su recompensa es llegar a casa sanos y salvos, lamentable, pero nadie les agradece por cuidar las calles. (eP)