Lenín Moreno: Si Correa regresa a Ecuador «va a la cárcel, que es donde debe estar»

El gobierno de Lenín Moreno autorizó el arresto de Julian Assange en la embajada de Ecuador en Londres. (BBC Mundo)

EL COMERCIO

Lenín Moreno parece haberse ganado dos enemigos de peso desde que es presidente de Ecuador: su antecesor en el cargo, Rafael Correa, y el fundador de WikiLeaks, Julian Assange.

Moreno sorprendió al mundo el jueves al revocar el asilo que Correa le había concedido a Assange, lo que acabó con su estadía de casi siete años en la embajada ecuatoriana en Londres y permitió que la policía británica lo arrestara.

Assange fue declarado culpable de violar las condiciones de la libertad bajo fianza que le había sido concedida en 2010, cuando se refugió en la embajada para evitar su extradición a Suecia acusado de violación, algo que él rechaza.

En entrevista con BBC Mundo, Moreno asegura que Assange «prácticamente convirtió a la embajada en un centro de espionaje internacional y terrorismo informático», quebrando las normas de convivencia y hasta manchando con sus heces las paredes de la sede diplomática.

Ahora Assange enfrenta también un pedido de extradición de Estados Unidos por presunta conspiración para hackear una computadora del gobierno para lograr una filtración masiva de información clasificada de este país.

Correa, por su lado, enfrenta desde el año pasado una orden de prisión preventiva de la justicia de su país, por su presunta implicación en el secuestro de un opositor en 2012.

Sin embargo, Correa considera que el caso supone una persecución política en su contra de parte de las autoridades ecuatorianas e Interpol negó un pedido para capturarlo y extraditarlo desde Bélgica, donde reside.

Lo que sigue es una síntesis de la entrevista que Moreno concedió a BBC Mundo en el marco de la visita que realiza a Washington:

— ¿En qué momento exacto tomó la decisión de retirar el asilo diplomático a Julian Assange?

Es algo que se fue acumulando. Nosotros hemos manifestado desde el primer momento de gobierno nuestro deseo de ser tolerantes y respetuosos con la libertad de expresión y la libertad de prensa. Y así nos hemos comportado. Tal es así que inclusive hemos descartado la «ley mordaza», haciéndole profundas reformas y permitiendo que realmente haya libertad de expresión.

Se fueron acumulando muchos temas. Recordemos que el señor Julian Assange ha violado todas las convenciones. Los principios que quedaron establecidos en la convenciones de La Habana, de Caracas, de Viena, todos han sido violentados por él.

Es su comportamiento, agrediendo a guardias, agrediendo verbal y físicamente a empleados de la embajada, y además dando disposiciones a su organización WikiLeaks para que viole algo tan elemental como es el no intervenir en la política de otros países, que deben cumplir todos los Estados.