Matías Suárez reafirma el ojo clínico de Gallardo

AGENCIAS

El ciclo de Marcelo Gallardo en River, que comenzó en el ya lejano 2014, admite escasas críticas. Con dos Copa Libertadores en su haber, es uno de los más exitosos de la historia del club y sueña con repetir en este 2019. Y mucho tiene que ver en esta etapa gloriosa la precisión del Muñeco a la hora de reforzarse, sobre todo en la delantera y con Matías Suárez como último exponente.

El ex-Belgrano, que se sumó en el último mercado de pases, ya forma parte de la lista de aciertos del DT a la hora de renovar su ofensiva. Cuando asumió el cargo, «heredó» la exitosa dupla que conformaban Fernando Cavenaghi y Teófilo Gutiérrez, que venían de ganar el Torneo Final 2014 y con quienes conquistó la Copa Sudamericana de ese mismo año.

Para comenzar el 2015, la gran apuesta fue Gonzalo Martínez, quien si bien no es un delantero clásico, acompañó en esa faceta a la mencionada sociedad que se desarmó con la salida del colombiano a mitad de año. Su reemplazante fue Lucas Alario y los resultados quedaron a la vista, con goles clave en la semifinal y final del máximo certamen.

Los tres mercados siguientes tuvieron las incorporaciones menos exitosas: Iván Alonso a comienzos del 2016, Marcelo Larrondo a mediados de ese año y Carlos Auzqui en enero del 2017. El uruguayo tuvo un paso poco feliz pero dejó para el recuerdo el gol que le dio el título en la Copa Argentina ante Rosario Central; y el caso de Larrondo fue paradigmático porque las lesiones jamás le permitieron volver a ser el que fue en el Canalla.

En el mercado de mediados del 2017 llegó uno de los delanteros con mejores números: Ignacio Scocco, proveniente de Newell’s, autor de 13 goles en ese primer semestre, incluidos los cinco en el histórico 8-0 sobre Jorge Wilstermann. También llegó Santos Borré en ese receso, aunque su adaptación fue más lenta, al igual que la de Nicolás De La Cruz, a quien los hinchas están comenzando a disfrutar luego de ser resistido.

Ya en 2018 llegó la mayor apuesta de la historia: Lucas Pratto, por quien pagó 14 millones de dólares que se hicieron valer con sus dos tantos a Boca en la final de la Libertadores. Y también en ese vertiginoso comienzo de año se sumó Juanfer Quintero, que se desempeña como mediocampista con clara vocación de ataque también convirtió en Madrid.