EL COMERCIO

Al menos 30 bomberos han muerto mientras intentaban apagar un incendio forestal en la provincia central china de Sichuán, informó este lunes la televisión estatal CGTN.

El fuego se originó este sábado a las 18:00 hora local (10:00 GMT) a 3.800 metros de altitud en una zona montañosa del distrito de Muli, cercano a la frontera con Birmania.

Un operativo de 689 personas fue desplegado en la zona para tratar de apagar las llamas. Los socorristas encontraron los cuerpos de los 30 bomberos con los cuales las autoridades habían perdido contacto después de un repentino cambio de la dirección del viento, que provocó «una gigantesca bola de fuego», precisó el ministerio de Situaciones de Emergencia.

El presidente Xi Jinping envió «instrucciones importantes» a las fuerzas de seguridad y servicios de rescate, dijo el ministerio.

Este incendio coincide en el tiempo con otro registrado en la provincia de Shanxi (norte), que ha provocado la evacuación de 41 pueblos, nueve minas de carbón y nueve plantas químicas por motivos de seguridad mientras más de 15.000 bomberos tratan de controlarlo.

La agencia oficial Xinhua recordó que en Shanxi se han registrado otros ocho fuegos forestales desde el pasado 3 de febrero y 23 personas han sido detenidas bajo sospechas de que los provocaron.