Noticias El Periódico Tarija

EL COMERCIO

El conductor de un autobús secuestró este miércoles a 51 escolares y sus acompañantes en Italia. El hombre los mantuvo cautivos durante una hora mientras manejaba y luego incendió el vehículo tras detenerse enfrente de un bloqueo policial.

La policía rompió las ventanas traseras y rescató a todos los pasajeros sin que nadie resultara herido de gravedad antes de que el autobús fuera consumido por las llamas en la provincia de Cremona, a unos 40 kilómetros de Milán.

Al ser detenido, el conductor aseguró que estaba protestando por las muertes de migrantes en el Mediterráneo, aseguró el comandante Luca De Marchis.

De Marchis dijo al canal Sky24 que el sospechoso, italiano nacido en Senegal, amenazó a los pasajeros diciéndoles que «nadie saldrá vivo» mientras manejaba.

Según se pudo conocer, una persona se comunicó con la central de emergencias y otra con uno de los padres de familia. Inmediatamente, las autoridades lograron bloquear las pistas.

«Vehículos de la policía interceptaron al autobús en las afueras de Milán, forzándolo contra la valla de seguridad», dijo De Marchis.
El conductor prendió el autobús mientras la policía rescataba a los pasajeros.

«Mientras dos agentes mantenían al conductor ocupado, él agarró un encendedor y prendió el vehículo con gasolina que había en una lata dentro del auto. Los otros [policías] abrieron las ventanas traseras a la fuerza», afirmó De Marchis.

Algunos pasajeros fueron tratados a un hospital, mayormente por cortes y rasguños ocasionados por la evacuación.

El conductor, quien vive en Cremona, está casado y tiene dos hijos, fue tratado por quemaduras. Sky TG24 confirmó que el hombre había trabajado para la empresa de autobuses durante 15 años sin problemas.