Un niño víctima del accidente del bus de la empresa 23 de Marzo se encuentra en grave estado de salud sin recibir el apoyo del dueño de la flota ni de esta entidad, menos de la Policía o el SOAT. Una vergüenza  total.