Nadal y Djokovic reeditan la «madre de todas las batallas»

MELBOURNE (AUSTRALIA), 26 ENE

El español Rafael Nadal y el serbio Novak Djokovic están listos para la batalla final en el Abierto de Australia, y reeditarán este domingo la de la edición de 2012, la más larga de la historia en torneo Grand Slam tras rozar las seis horas de encuentro, en un duelo decisivo para ambos.

El balear podría convertirse en el primer jugador de la Era Open en conseguir cada uno de los campeonatos ‘major’ por partida doble; mientras que el serbio, por su parte, tendrá la oportunidad de superar al suizo Roger Federer (3) y al australiano Roy Emerson como jugadores con más títulos en Melbourne Park, y liderar en solitario esta lista, si levanta su séptima corona.

Además, tanto el serbio, quien cuenta actualmente con catorce títulos Grand Slam, como el español, que tiene diecisiete, tendrán una nueva ocasión para acercarse al líder de esta clasificación, Roger Federer, quien posee veinte coronas en campeonatos ‘major’.

Respecto al camino hasta la final, el balear sorprendió a Melbourne Park cuando superó sus primeras rondas con una tremenda facilidad y un mejorado servicio después de haber permanecido cuatro meses apartado de la competición como consecuencia de su lesión en la rodilla derecha, y solo dos meses después de su operación de tobillo.

Nadal, quien no cedió ningún parcial en rondas previas, no empañó su pletórico estado de forma en los partidos de cuartos y semifinales, frente al estadounidense Frances Tiafoe y el griego Stefanos Tsitsipas (14), para alcanzar la que será su quinta final a orillas del río Yarra.

A pesar de que incidió reiteradamente en su idilio con el torneo australiano, el jugador nacido en Manacor tan sólo consiguió salir victorioso en la edición de 2009, cuando se sobrepuso a Federer por 7-5, 3-6, 7-6(3), 3-6 y 6-2.

En sus otras finales disputadas, el mallorquín degustó el sabor amargo de la final tras perder frente a Djokovic (2012), el suizo Stan Wawrinka (2014) y Federer (2017).

Por su parte, el actual número uno, a pesar de que se presentó en su ‘major’ favorito como principal candidato al título, comenzó su andadura a un ritmo menor que su próximo rival e hizo saltar las alarmas tras su partido en octavos de final frente al ruso Daniil Medvedev (15), el que superó en cuatro sets.

Sin embargo, a pesar de las sombras mostradas en las primeras tres rondas, donde cedió dos mangas, recuperó su faceta más intimidatoria tras vapulear en su último partido al francés Lucas Pouille por un aplastante 6-0, 6-2 y 6-2 en menos de hora y medio de encuentro.