Cotiza se levanta contra Maduro en feroz enfrentamiento tras sublevación militar

158

EL COMERCIO

Cerca de 50 vecinos de la barriada caraqueña de Cotiza, en Venezuelase han manifestado este lunes a favor del grupo de militares que se sublevó contra el Gobierno en un comando ubicado en esa localidad, y han respondido con piedras a las bombas lacrimógenas lanzadas por la Policía.

La noticia del alzamiento se dio a conocer primero a través de las redes sociales donde circularon videos que mostraban a militares haciendo llamamientos a no reconocer al jefe del Estado, Nicolás Maduro, e invitaban a los ciudadanos a respaldar estas acciones.

Efe constató que los lugareños han golpeado cacerolas desde el interior de sus casas, una forma popular de hacer reclamos al Gobierno, en tanto que decenas salieron a las calles a respaldar a los insurrectos.

En el lugar se encuentran agentes de la Policía Nacional Bolivariana (PNB), la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), el Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin) y las Fuerzas de Acciones Especiales (FAES).

Efectivos de estos cuerpos han lanzado varias bombas lacrimógenas contra los vecinos que armaron una barricada y han decidido cubrirse sus rostros con capuchas o lanzar piedras a las fuerzas del orden.

Los manifestantes aseguraron a Efe que desde la madrugada escucharon un «tiroteo» en la zona que estuvo seguido por la llegada de decenas de agentes que acordonaron los accesos hacia el comando donde los insurrectos fueron «rendidos y capturados», según informó en Twitter el ministro de Defensa, Vladimir Padrino López.

«Estuvimos aquí protestando tranquilamente y nos lanzaron tres bombas lacrimógenas», dijo a Efe una de las manifestantes que no quiso identificarse igual que otro vecino que, aseguró, manifestaba para apoyar a los militares «que están en contra del Gobierno».

La protesta ha servido también para denunciar los problemas propios de la crisis económica nacional, caracterizada por escasez generalizada, deficiencia de los servicios e hiperinflación.

Los militares detenidos «se encuentran brindando información de interés a los organismos de inteligencia y al sistema de justicia militar«, en tanto que los cuarteles y sedes castrenses, según el comunicado oficial, «se encuentran funcionando bajo completa y absoluta normalidad».