Gobierno pide sanción para responsables de bebé quemado

143

ERBOL

El vicepresidente del Estado, Álvaro García Linera, exigió este sábado investigar y sancionar a responsables del fallecimiento de un recién nacido en el municipio de Warnes del departamento de Santa Cruz, quien murió quemado dentro de una incubadora improvisada en un centro de salud.

“Un bebé no puede patear, un bebé no puede bajarse de la cama, el bebé requiere la mayor de las protecciones; y lo que aquí se ha mostrado es que le han tratado al bebé con un absoluto desprecio por la vida. Tiene que tener una sanción, para que no se repita este abuso de maltrato y negligencia, especialmente, contra los más indefensos”, afirmó.

García Linera lamentó este hecho y calificó como un nuevo caso de negligencia médica por lo que pidió investigar y sancionar a los responsables para que no existan otros casos. Tildó de indignante el hecho.

“Lamentamos mucho un nuevo caso de negligencia un nuevo caso de maltrato a los niños. Encima hay un relato que el niño estaba llorando horas y horas sufriendo las quemaduras y nadie le atendía”, sostuvo.

El jueves se conoció del fallecimiento de un bebé por quemaduras de tercer grado que le provocó una incubadora improvisada en un centro de salud del municipio de Warnes. Se conoció que el recién nacido fue trasladado hasta el Hospital Japonés y luego al hospital de Niños Mario Ortiz Suárez de la capital cruceña para salvarle la vida, pero no fue posible por la gravedad de las heridas.

La madre del pequeño denunció que hubo “negligencia médica” porque a falta de una incubadora el personal médico “improvisó” una especie de incubadora artesanal con luces para darle calor, lo cual provocó el fallecimiento del niño.

En ese marco, el segundo mandatario dijo que este caso devela que los hospitales manejados por los municipios y gobernaciones “no están funcionando bien”, por lo que instó a estas instancias pasar la administración de los hospitales de segundo y tercer nivel al Gobierno Central.

“Dennos la administración de la salud y en un mes no va a haber personas en los pasillos, no va a ver filas ni faltas de medicamentos (en los hospitales de segundo y tercer nivel)”, aseveró.

García Linera cree que la crítica de los colegios médicos va destinado a la administración de los hospitales manejados por las entidades subnacionales y no al Gobierno, por lo que insistió pasar la responsabilidad al Ejecutivo.