Los saldos en caja y bancos… la incógnita de todos los años

197

Laura Vidaurre/ Bolinfo/ Tarija
(elPeriódico, enero 11/2018) Los saldos en caja y bancos no pueden considerarse un ahorro o reserva, porque es dinero predestinado principalmente a la inversión, “esos recursos tienen nombre y apellido”, explicó el concejal, Alfonso Lema Grosz..

La acumulación de saldos en caja y bancos provienen, en su mayor parte, de la falta de ejecución de programas y proyectos de inversión por parte de las entidades públicas.
A esta situación se suma, en menor cantidad, los recursos extraordinarios transferidos del Tesoro General de la Nación (TGN), la deuda flotante, el servicio de la deuda y el superávit corriente.

“Los saldos en caja en bancos son recursos que no han sido ejecutados pero tienen nombre y apellido”, indicó.
En decir si un “X” proyecto tuvo un costo de Bs 10 millones, pero solo ejecutaron Bs 9 millones en ese año, para la siguiente gestión el restante millón deberá de ser reasignado para concluirlo, a menos que hubiese sido cerrado el mismo, entonces, ahí recién podría decirse que se tienen recursos disponibles para destinarlos a otro.
“Normalmente, los recursos de caja y bancos están comprometidos y no son de libre disponibilidad”, explicó Lema.
Los mismos recursos pueden ser reasignados a principios de la gestión o en el transcurso.
Dijo que al momento de la evaluación del plan operativo anual (POA) y del presupuesto de todas las entidades, hacen una previsión de saldos de caja y banco.

“Como el presupuesto se elabora a partir de junio y se termina en septiembre, al final del año esos saldos pueden variar, una vez que inicia la nueva gestión se debe de hacer ajustes, modificaciones presupuestarias en función a los saldos reales”, apuntó.
El secretario de Economía de la Gobernación, Manuel Figueroa de los Ríos, indicó que en los saldos de caja y bancos de la gestión 2018, tienen un monto de Bs 81 millones, de los que Bs 61 millones representan recursos propios.
Sin embargo para el legislador oficialista, Rubén Velasco Romero, en base a datos del Ministerio de Economía, quedaron unos Bs 300 millones, “lo que hace ver que se tuvo una pésima gestión”.
De acuerdo al auditor, César Manuel Romero Arnez, en Bolivia, al igual que en casi todos los países, existe una elevada crisis en el manejo de las instituciones públicas, siempre cuestionadas por su ineficiencia e ineficacia, en la gestión como en el logro de sus objetivos.
Se llega al extremo de que la ciudadanía asocia a la administración pública como sinónimo de mala gestión.
“Este último razonamiento nos lleva a la conclusión previa de que la administración pública, debe ser preponderadamente eficiente y eficaz en el logro de sus resultados alcanzados”, explicó el auditor.
Refirió que a los gobiernos municipales de Bolivia se les considera ineficientes en la ejecución de sus recursos, al efecto no han destinado esfuerzos hacia la investigación del manejo financiero de los ingresos y gastos que ejecutan estas, que centren su atención en los resultados obtenidos.

Es así que sugiere que los estados de ejecución presupuestaria deben evaluarse desde un punto de vista estructural, económico que muestre, en el caso de los gastos, la parte corriente, como de capital.
Estudios y análisis sobre la ejecución financiera del gasto público en particular, y el impacto de esta gestión pública sobre el desarrollo local no han sido efectuados en el país.
En el caso de Tarija, las autoridades en los últimos tres años calificaron de “exitosas” las ejecuciones financieras, que no bajaron del 89%. (eP).

Apoyo:

Ejecución presupuestaria de los últimos tres años
La Gobernación del departamento de Tarija a través de las secretarías Planificación y Hacienda, informó que la ejecución físico-financiera de la administración central del 2016 llegó a un 89 por ciento, pese a tener una irregularidad en las liquidaciones como en las transferencias de recursos económicos por concepto de regalías desde el Ministerio de Economía.
De Bs 1.849.603.188 presupuestados en 2016, solo ingresaron a la región por concepto de regalías hasta diciembre Bs 1.500.391.929 de los que lograron ejecutar casi el 90 por ciento hasta el cierre de gestión.
De acuerdo a datos del Sistema de Información de la Gestión Pública (Sigep) del Ministerio de Economía, reportó que el Gobierno Departamental tuvo el 2017 una ejecución presupuestaria de 82%.
Para ese entonces, se tuvo un presupuesto departamental de Bs 2.218.656.590, no ejecutando Bs 399.358.186,2.
Para la gestión 2018, hubo contradicciones entre el Ministerio De Economía y la Gobernación, respecto a los datos de ejecución financiera.
De acuerdo al nivel central, la Gobernación tuvo una ejecución del 74%; mientras que la Gobernación sostiene que “se ejecutó lo que se percibió”.

En ese sentido, su ejecución financiera del año 2018 fue del 96,38%.
De acuerdo a los datos expuestos por los secretarios departamentales, la ejecución presupuestaria de la Gobernación hasta el 31 de diciembre de 2018 fue de Bs 1.452.982.333, del total de lo percibido de Bs 1.507.595.692.
El secretario de Economía de la Gobernación, Manuel Figueroa de los Ríos, explicó que el Gobierno Nacional para emitir los datos de la ejecución presupuestaria de Tarija, no consideró los recursos efectivamente recibidos, porque en el 2018, el Gobierno Departamental no percibió unos Bs 300 millones.

Los datos:
De acurdo al último análisis y reporte de la Fundación Jubileo en el 2018, Tarija tuvo el presupuesto más alto del país con Bs 1.808 millones, y sus recursos fueron asignados en caminos con 37%, seguido por el agropecuario con 19% y energía 10%.