Huracán Willa deja daños materiales en México y se dispersa en la montaña

43

El Comercio
Caminos secundarios cerrados por árboles caídos, algunas inundaciones, daños en casas y distintas estructuras, y cortes de luz y agua constituyen el saldo que deja el huracán Willa este miércoles tras golpear el Pacífico mexicano con categoría 3, pero cuyos remanentes se dispersan ya en tierra.

El Centro Nacional de Huracanes (NHC) en Miami, EE.UU., emitió su reporte final de este fenómeno, cuyos remanentes se dispersaban durante la mañana sobre el norteño estado mexicano de Nuevo León, dominado por una cadena montañosa.

Mientras, en Escuinapa, comunidad de 30.000 habitantes localizada en el sur del estado de Sinaloa y por donde pasó el centro de Willa la noche del martes, empezaba la evaluación de los daños materiales y más de 2.000 pobladores de aldeas costeas que ahí fueron alojados empezaban a regresar a sus casas.

«No hay ningún dedo dañado y teníamos aquí 200 personas», dice a la AFP Víctor Aguilar, de 76 años y administrador de uno de los contados hoteles en la comunidad.

«Tenemos que reparar pero no me preocupo, vamos a buscar de comer primero porque no hay luz ni agua», agregó el hombre al congratularse de que el fenómeno deja saldo blanco en cuanto a víctimas humanas.