4 hacks infalibles para aprender lo que quieras (la neurociencia te respalda)

46

ECOOSFERA

Aprender más allá del instinto es lo que nos hace humanos. Y es básicamente en ampliar las capacidades intelectuales y las habilidades manuales en lo que invertimos gran parte de la vida.

El problema es que a veces el proceso de aprendizaje es lento y tortuoso, lo que lleva a muchos a abandonar sus metas.

Pero hay algunas técnicas respaldadas por la ciencia con las cuales podemos transitar mejor por el –en realidad infinito– proceso del aprendizaje. Si a eso sumamos algunos hacks para ejercitar y fortalecer la memoria, aprender será más fácil y gratificante. Aunque no debemos perder de vista que todo fracaso es un aprendizaje en sí mismo, como bien dijera el lúcido Charles Dickens; así que tómalo con calma y respeta los ritmos de tu psique.

 

Usa el efecto espacial

Si algo distingue a la sociedad contemporánea es su velocidad. Todo lo queremos de inmediato y sin esfuerzo. Pero no hay tal cosa como el fast learning; muy al contrario, el aprendizaje debe tener ritmos. Y la ciencia recomienda que sean espaciados, pues estudiar en pequeñas dosis desarrolla las habilidades cognitivas.

Y no: esto no te tomará más tiempo, porque a fin de cuentas lograrás retener lo que aprendas. Es más probable que olvides una cantidad demasiado grande de información, pues tu cerebro no podrá con ella. Esto ya lo se ha comprobado en algunos estudios, como uno publicado en el Journal of Continuing Education, y a nivel memoria es lo que se conoce como la “curva de olvido”, que comprueba matemáticamente cómo la memoria está hecha para aprender a intervalos.

 

Minimiza los distractores

Si crees que puedes estudiar donde sea, no es así: aunque no te distraigas con facilidad, un ambiente ruidoso o visualmente excitante distraerá a tu cerebro. Está comprobado que hacer más de una actividad activa –aunque sea inconscientemente– redes cerebrales inhibidoras, las cuales mandan el mensaje de que el cerebro está cambiando de tareas y no haciéndolas simultáneamente. Esto vuelve muy difícil llevar a cabo lo que se está haciendo.

Estudia en lugares donde el ambiente sea lo más tranquilo posible, y que estén libres de distractores. Sobre todo, sin pantallas; si puedes dejar el celular fuera de la habitación donde estés, mejor.

 

Pero… no te sobreesfuerces en prestar atención 

Paradójicamente, centrarnos sólo en prestar atención puede ser contraproducente. Lo que sucede es que tenemos un límite para ello, y este límite suele variar mucho de individuo a individuo. Así que si te encierras en tu cuarto y te distraen tus propios pensamientos, es normal; quizá sea, incluso, porque estás esforzándote demasiado en prestar atención.

Aquí es preciso aplicar el primer hack de la lista, así como incluir en toda sesión de estudio algunas dosis de descanso. Pequeños breaks harán la diferencia, pues según diversas investigaciones neurocientíficas, la capacidad del cerebro para enfocarse está en su máximo nivel durante los primeros 10 minutos de atención, y después decrece paulatinamente.

Por eso es mejor estudiar a intervalos, para conseguir los mejores resultados.

 

Mientras más repitas, mejor

Una cosa es comprender y otra obtener, a partir de la comprensión misma, una habilidad. Para pasar del conocimiento a la acción –eso que los griegos llamaron praxis, la teoría y la práctica unidas–, es necesario activar los ganglios basales. Esta es la zona del cerebro asociada a los movimientos, misma que tarda mucho en procesar la información –es decir, es de lento aprendizaje–.

Por eso, la mejor forma de estimular la “memoria” en esta zona es repetir muchas veces aquella habilidad que queramos aprender o mejorar. Tal es la explicación neurocientífica a lo que todos tenemos que hacer si queremos mejorar en algo: practicar hasta el cansancio. Sí, aunque suene a cliché.

 

Como sea, lo más importante será que investigues cómo funciona tu cerebro –lo cual incluye tus emociones– en el proceso de aprendizaje.

Es decir que debes aprender a aprender, pues todos somos distintos. Pero es muy probable que estos hacks te sirvan para empezar a indagar en tu propia psique y te abran nuevas posibilidades para ampliar tu saber.