Las calles el fin de semana se convierten en grandes centros comerciales sin espacio para el peatón y con grandes congestionamientos vehiculares.