Recientemente, la Alcaldía  instaló postes flexibles separadores de ida y de venida, sujetos al asfalto, que pueden ser golpeados, pero difícilmente arrancados, con colores fosforescentes para ser distinguidos en la noche.