Los investigadores indicaron que la empresa aérea Lamia pudo haber realizado otras operaciones en condiciones similares a las del día del accidente del 28 de noviembre de 2016. Identificaron problemas en su capacidad de gestión económica y fallas en las medidas de seguridad.