La falta de gestión de las instituciones departamentales, que en pro del discurso de crisis aseguran que no existen los recursos suficientes, cuando en otras gestiones, con mucho menos se hacía más.