Los alimentos que no deberían faltar en una «dieta femenina»

34

Infobae

Son cuatro leyes indispensables durante el crecimiento y desarrollo de una mujer. Qué alimentos incluir en la dieta durante las distintas etapas de la vida

Cuando se habla de alimentación o dieta correcta debe respetarse un principio básico: la misma debe satisfacer las necesidades nutricionales de cada ser humano, sea hombre o mujer, de acuerdo a las distintas etapas de su vida. Claro que, además de escoger los alimentos indispensables, tener en cuenta los gustos y las preferencias de cada persona será fundamental para que el plan alimentario resulte sencillo y llevadero.

«En todas las etapas de la vida, la dieta femenina debe cumplir con las cuatro leyes de la alimentación: ser completa, suficiente, armónica y adecuada. Esto significa que no deben faltar ningún grupo de alimentos esenciales y que se debe consumir una adecuada proporción de macronutrientes que son los hidratos de carbono, las proteínas y las grasas», explicó la nutricionista Silvina Tasat (MN 1.495), miembro de la Sociedad Argentina de Nutrición (SAN).

Durante el embarazo y los primeros meses de vida del bebé, es clave cuidar minuciosamente la alimentación. Esta será el gran aporte energético y nutricional que recibirá el recién nacido y también ayudará a acelerar la recuperación de la madre. En este sentido, sumado a su dieta habitual, es recomendable hacer hincapié en la ingesta de aquellos nutrientes de mayor demanda, como son el hierro, calcio, iodo y la vitamina B9 (ácido fólico), todos fundamentales para el desarrollo del bebé.

«Durante la edad fértil es fundamental cuidar el consumo de calcio y vitamina D, presente en productos lácteos como la leche, los yogures y los quesos, esencial para la salud ósea, al igual que las proteínas de origen animal como los alimentos mencionados anteriormente más las carnes y el huevo, fuente de aminoácidos esenciales. También las carnes, fuentes de hierro de alta absorción y disponibilidad. La recomendación es consumir lácteos descremados y carnes magras», agregó la especialista Tasat.

Para la nutricionista Stefanía Sivori (MN 6.343) «otra etapa con requerimientos particulares es la menopausia, una fase caracterizada por los cambios físicos y emocionales ocasionados por el progresivo descenso en la producción hormonal de estrógenos. Existe, en general, una mayor tendencia a engordar y, por el contrario, el ritmo de adelgazamiento es más lento, lo que puede ocasionar problemas de malnutrición que repercutirán en su estado de salud a corto y largo plazo. Una alimentación sana y equilibrada es fundamental en esta etapa».

La especialista Sívori detalló en una breve lista los alimentos que no deben faltar en la dieta de cualquier mujer.

– Lácteos y derivados para conseguir niveles adecuados de vitamina D y calcio, necesarios para el desarrollo óseo.

– Incorporar todo tipo de carnes, para aportar hierro de fácil absorción y, por ejemplo, en caso de menstruaciones abundantes, puede prevenir la aparición de anemias.

– Elegir verduras y frutas de estación y consumir como mínimo cinco raciones al día entre ambas. Proporcionan gran cantidad de vitaminas, minerales y fibra. El consumo de cítricos aporta la cantidad de Vitamina C necesaria para la correcta absorción de hierro.

– En mujeres que toman anticonceptivos orales y para el síndrome premenstrual, aumentar la ingesta de alimentos ricos en vitamina B6, como: aceite de oliva, banana, pescado, salvado, hígado, huevos y semillas.

– Reducir la ingesta de sal (sodio) previene la hipertensión arterial y evita la retención de líquidos. Es fundamental leer el etiquetado de los alimentos para saber qué cantidad de sal se está por consumir.

– Seleccionar alimentos ricos en vitamina E, como aceite de oliva, germen de trigo, soja; y selenio: mariscos, pescados azules, cereales integrales, ya que actúan como antioxidantes y disminuyen la incidencia de cáncer y otras enfermedades degenerativas

– Consumir cereales Integrales en lugar de los refinados. De esta forma, aumenta el aporte de fibra.