Lily-Rose, la hija de Johnny Depp que arrasa en la moda

38

Infobae

Hija del actor de Hollywood y la actriz francesa Vanessa Paradis, la joven de 18 años supo posicionarse como ícono fashionista. Luchó contra la anorexia, y hoy es la nueva musa del genial modisto Karl Lagerfeld y la nueva imagen de la maison Chanel. Ella, además, busca seguir los pasos de su padre en la pantalla grande

Básicamente, existen dos categorías en lo que respecta a hijos de celebridades. Si bien ambos estilos tienen algo en común -desde pequeños absorben flashes de los paparazzis sin importan donde estén-, no todos crecen deseando estar en el centro de la escena. Están los que quieren ser más famosos y participan de realities, hacen algún escándalo en un bar o se pelean vía redes sociales con otros famosos o los que, aún imposibilidades de mantener su vida en secreto, eligen matenerse alejados de la escena pública. Lily-Rose está más cerca de la segunda categoría, que de la primera.

Fruto de la relación de 13 años entre el famoso actor Johnny Depp y la actriz y modelo francesa Vanessa Paradis, Lily-Rose es quizá, de todo el gran grupo de «hijos de», la que mantiene un low profile a pesar de que ya tiene una carrera, que comienza a ser exitosa, en el universo fashionista.

Con 18 años, Lily-Rose tomó una decisión diferente con respecto a cómo se mostraba en redes sociales, especialmente en Instagram, la preferida por los famoso para ostentar, mostrar marcas y dejar en evidencia cómo es su nivel de vida: «Realmente he dejado de usarlo de una manera personal. Nunca me gusta revelar demasiado sobre mí. Una vez que comienzas a dar a la gente un permiso para que mire en su vida, entonces sólo quieren más y más». Eso no significó una merma en su popularidad, ya que cuenta con más de 3 millones de seguidores, 260 publicaciones y un promedio de 140 mil likes por cada foto o video que postea.

Esta popularidad no buscada al exceso, no forzada, sin rasgos de desesperación, le otorgó, para la revistas norteamericanas y el público en general, un aura de seriedad y ya la catalogan como «la millennial más influyente de estos últimos tiempos».

«Estoy obviamente acostumbrada a la atención de los medios porque crecí con ella, pero mis padres siempre me protegieron, tanto a mí como a mi hermano. Es sólo que recientemente se han puesto más interesados en las cosas aburridas que hago. Es tan poco interesante. ¡Me siguen hasta cuando voy a comprar un café!», le dijo a Vogue.