Empresarios preocupados por anulación de proceso para implementar petroquímica

 

PABLO ZENTENO/e&e/BOLINFO

Tanto la Federación de Empresarios Privados de Tarija, FEPT, como la Cámara de Industria, Comercio y Servicios, CAINCOTAR, expresaron su preocupación por la anulación, por parte de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos, YPFB, del proceso de licitación para la implementación de la Planta de Propileno y Polipropileno que se proyectaba para la ciudad de Yacuiba, dejando en claro que más allá de que se enmienden errores, lo que debe garantizarse es que esta infraestructura se quede en esa región.

El Presidente de la FEPT, Víctor Fernández, fue enfático al indicar que cualquier inversión que pueda efectuarse en el Departamento, es una bocanada de aliento para la golpeada economía regional, por lo que esta situación, tiene que preocupar a los tarijeños, pues se trata de un momento por demás difícil, y que no se concreten las contadas inversiones que se proyectan, tienen un golpe por demás negativo para el futuro económico de la región.

“La Gobernación no está generando inversiones significativas, que dinamicen la economía, por ello el sector productivo estaba muy esperanzado en que se concrete esta inversión, la más importante que se efectuará en el país, pues hablamos de 2.200 millones de dólares, con el consabido efecto multiplicador de ello, por lo que ahora, si se paraliza o suspende esta inversión, claro que tiene que preocuparnos, porque veíamos esta Planta como una verdadera oportunidad de crecimiento económico para la región”, sostuvo Fernández.

Asimismo, acotó que, más allá de las irregularidades que se pudieron estar cometiendo en el proceso y que motivaron la anulación del mismo, lo importante es que se retome esta acción a la brevedad posible, y por sobre todo, manteniendo a Yacuiba como el punto estratégico para su implementación, lo cual debe ser una lucha de todos los tarijeños de ahora en más.

CAINCOTAR

Más allá en esta temática, fue el segundo Vicepresidente de CAINCOTAR, Sergio Navarro Rossetti, al indicar que Tarija está falto de inversión desde hace mucho tiempo atrás, lo cual sumió en una profunda crisis al Departamento, por lo que, no puede darse el lujo de perder estas oportunidades, que sin duda generarán un movimiento importante de recursos en la región, por lo que debe exigirse al Gobierno se retome lo más pronto posible la implementación de esta Planta Petroquímica en Yacuiba.

“No terminamos de dimensionar aún el efecto que tendrá la implementación de esta Planta, pero sólo para que se tenga una idea, generará un movimiento en transporte, de por lo menos 12.000 camiones al año, sólo de materia prima, imagínense lo que ello significa para la golpeada economía tarijeña, será un renacer de toda la región, por lo que no podemos permitirnos perder esta oportunidad”, puntualizó el empresario.

Navarro Rossetti agregó que Tarija, lo que debe hacer a corto plazo, es concretar esfuerzos público – privados que, más bien, generen las condiciones necesarias para desarrollar la industria plástica en Tarija, y que sean los propios tarijeños los que aprovechen el movimiento que se generará con esta Planta, a través de la implementación de Parques Industriales, carreteras de primer orden, servicios acordes a las necesidades que surgirán, y otros, de manera tal que el efecto multiplicador se quede en la región, y no terminemos viendo pasar la oportunidad, como sucedió tantas otras veces.

Finalmente, el empresario recordó que los tarijeños constantemente pedimos explicaciones de 5.000 millones de dólares que pasaron por la región en los últimos años, pero no por ello debemos de perder de vista que esta Planta significa una inversión de casi la mitad de esos recursos, lo cual debe darnos una dimensión del efecto que tendrá en nuestra economía, no sólo por su implementación, sino también a partir de su aprovechamiento.

ANALISTA CONSIDERA QUE AUSTERIDAD POSTERGARÁ IMPLEMENTACIÓN DE PLANTAS

El analista del Centro de Estudios para el Desarrollo Laboral y Agrario (CEDLA), Carlos Arze, según informó ANF, alertó sobre la posible postergación indefinida en el proceso de contratación de las plantas de Propileno y Polipropileno, tras la anulación del contrato con Tecnimont, por la “fuerte austeridad” en la estatal petrolera Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), que fue anunciada por el ministro de Hidrocarburos, Luis Alberto Sánchez con el inicio de una “reingeniería”.

“Acuciado por la débil e incierta recuperación del petróleo y por la caída estrepitosa de los precios de muchos productos petroquímicos, el gobierno habría optado por dar un ‘golpe de timón’ a la gestión de la empresa estatal, priorizando la búsqueda y el desarrollo de nuevas reservas de hidrocarburos y, por tanto, la generación de ingresos fiscales”, señala Arze en un texto de análisis titulado “Anulación del contrato con Tecnimont: corolario de un sinuoso proceso”.

En ese marco, agrega, el desarrollo de los proyectos de industrialización (se menciona específicamente la producción de Urea) se vería en problemas y la misma industrialización -como programa central de la política del actual gobierno- estaría sujeta a cambios en sus prioridades.

Por ello, “la decisión de anular el proceso de contratación de las plantas de Propileno y Polipropileno sugiere que la ‘fuerte austeridad’ implicaría no sólo su postergación por varios años, sino inclusive por un tiempo indefinido, que dependería de la situación de la economía internacional”.

El analista del CEDLA, Carlos Arze, alertó sobre la posible postergación indefinida en el proceso de contratación de las plantas de Propileno y Polipropileno, tras la anulación del contrato con Tecnimont, por la “fuerte austeridad” en la estatal petrolera YPFB