Ravioli, la cucaracha fotogénica «argentina» que revolucionó las redes

Infobae

La argentina Agustina Lusky tiene más de 20 ejemplares de este insecto que en general suele ser tildado de repugnante. A Ravioli, su preferido, lo viste con tutús y lo fotografía en las situaciones más divertidas

Muchos ven a las cucarachas como insectos desagradables vinculados con la poca higiene y transmisión de enfermedades. Pero Agustina Lusky, de Argentina, supo ver más allá de las apariencias. Actualmente cuenta con más 20 cucarachas de Madagascar Gromphadorhina Portentosa como mascotas y su principal objetivo es demostrar lo amistosos y sociables que pueden ser estos ejemplares.

«Sólo quiero que la gente vea la belleza en otras formas de vida y respete el mundo que nos rodea. Amo a mi planeta y a todas las criaturas que viven en él», aseguró Lusky en su página de Facebook, Roach Trip.

Las cucarachas de Madagascar son ejemplares únicos que pueden llegar a medir entre 5 a 7 cm en su etapa adulta, no tienen alas, son hábiles trepadoras e inofensivas para con el ser humano y otros animales. Su particularidad radica en emitir un extraño sonido siseante proveniente de forzar el aire aire a través de los poros respiratorios (espiráculos) localizados en su abdomen.

«Los machos de la especie de Ravioli en particular (Gromphadorhina portentosa) tienen cuernos en su cabeza y antenas peludas mientras que las hembras no. Las hembras de esta especie de cucaracha de Madagascar son ovovivíparas, lo que significa que incuban los huevos dentro de su cuerpo y dan a luz a sus bebés», explicó a Infobae Agustina Lusky.