Relax cotidiano: 6 métodos de relajación más allá de la meditación

INFOBAE

Las situaciones de estrés y ansiedad que se suscitan diariamente en la vida de cada persona pueden, con el tiempo, convertirse en un problema más importante. El estrés prolongado quita energía, afecta la salud a corto y largo plazo y puede tener un gran efecto en el desarrollo normal de la vida y las interacciones sociales de quien lo sufre.

Para solucionarlo, es usual que los expertos mencionen a la meditación como un método de hacerle frente a un cuadro de estrés. Los psiquiatras, en general, son quienes más recomiendan esta terapia y esto tiene que ver con que hay más de 19 mil estudios científicos que pueden probar que una meditación consciente puede aliviar el estrés psicológico.

Esta reflexión íntima que en apariencia cualquiera puede comenzar a emplear, sin embargo, es un profundo estado de construcción de energía interna, paciencia, generosidad y perdón, que se sustenta en diversas creencias religiosas orientales y occidentales y que, como tal, no siempre aplica a todos los pacientes que conviven con estrés.

Dibujar, pintar, tejer, coser y todo tipo de manualidades son excelentes contra la ansiedad (iStock)

Dibujar, pintar, tejer, coser y todo tipo de manualidades son excelentes contra la ansiedad (iStock)

Incluso existen quienes, porque sufren una ansiedad generalizada crónica, experimentan ataques más severos de estrés al intentar llegar a ese punto de concentración. Según el psicólogo y autor de numerosos libros de la temática Mitch Abblett, esto sucede porque las personas con ansiedad tienen pensamientos más tensos que la persona promedio.

Es por eso que, para quienes no se sienten cómodo meditando o preferirían relajarse de otro modo, existen algunos métodos para lograrlo. Todos ellos están encausados en una técnica llamada «el método de distracción» y parte de la reconocida terapia racional emotiva conductual del psicólogo estadounidense Albert Ellis, que funciona bajo la suposición de que la forma de pensar de una persona está intrínsecamente ligada a su funcionamiento emocional.

El método consiste en hacer actividades básicas que pueden ayudar a desactivar la ansiedad. La psicóloga Anjhula Mya Singh Bais explicó a The Huffington Post que las distracciones pueden ayudar a las personas a «ver objetivamente los problemas que causan los problemas de una manera que sea pragmática y útil en un entorno de baja intensidad, baja presión y bajo riesgo». Lo que quiere decir es que haciendo algo simple y funcional, una persona puede relajarse, reagruparse y quizás reexaminar el tema que le estaba causando su ansiedad de una manera mucho más centrada.

Aunque cada individuo tiene su propio método de distracción personal, experimentar con estrategias y actividades es un excelente paso. A continuación, seis métodos que pueden ayudar a una persona a relajarse

Seis métodos que pueden ayudar a una persona a relajarse

1. Todo tipo de artes y artesanías

Trabajar con las manos desvía una gran cantidad de energía hacia algo productivo, y a menudo resulta en una creación inesperadamente original y útil.

«Ser artístico calma el sistema nervioso porque cuando estamos enfocados en actividades creativas, nuestra atención se aleja de la preocupación constante», indicó la terapeuta Kimberly Hershenson. «Esto ayuda al sistema nervioso a regularse, permitiendo que nuestro cerebro despeje el espacio para procesar problemas difíciles».

Cantar, silbar o tararear impacta de manera muy positiva en el humor (iStock)

Cantar, silbar o tararear impacta de manera muy positiva en el humor (iStock)

2. Todas las variedades de yoga

Hay una multitud de beneficios que provienen de practicar yoga, y una mente más tranquila es sólo uno de ellos. Se trata básicamente de una meditación activa, ideal para los propensos a la ansiedad, ya que les permite centrarse en su respiración y el cuerpo sin quedar atrapados en sus pensamientos.

«El yoga ayuda a construir la concentración y es una gran manera de mejorar el enfoque general», explicó Silvia Polivoy, psicóloga clínica y cofundadora del Centro Espiritual Thevine. «Además, mejora la memoria y el poder del cerebro».

3. Dar un paseo

Puede sonar simple, pero al igual que el yoga, caminar por la calle o por una zona con abundante naturaleza y alejados de la tecnología y de los espacios cotidianos, permite reorientar la energía ansiosa en un acto físico y apreciar de otra forma el mundo que nos rodea.

«Cuanto más se pueda un adentrar en la naturaleza, mejor. Caminar con conciencia. Fijate cómo se siente tu respiración y notá tus pies caminando en la superficie con cada paso», aconsejó la psicoterapeuta Melissa Divaris Thompson.

4. Cantar, tararear y silbar

Cantar mejora el humor, regula la respiración y ayuda a las personas que se hiperventilan. Silbar o cantar una canción agradable es un excelente método de relajarse. De hecho, un estudio reciente de la universidad McGill de Montreal, en Canadá, concluyó que el placer que se siente con los sonidos musicales activa las mismas zonas cerebrales tal cual ocurre al mantener relaciones sexuales.

Cocinar es una manera de situar la concentración y energía fuera de pensamientos negativos (iStock)

Cocinar es una manera de situar la concentración y energía fuera de pensamientos negativos (iStock)

5. Escribir antes de dormir

Este es especialmente útil para las personas con ansiedad que afecta su sueño. David Ezell, el director clínico y director general de Darien Wellness, recomienda escribir con un lápiz y papel para alejarse de pantallas. La idea es escribir pensamientos o ideas antes de dormir para lograr una liberación mental antes del descanso.

«El objetivo es aliviar la presión de los pensamientos al igual que el agua de un tanque demasiado lleno. Les digo a mis pacientes que vean su brazo como un tubo y el cuaderno como un depósito en el que fluye el agua».

6. Cocinar

La cocina está llena de tareas básicas que permiten centrarse en todo tipo de lugares de interés, olores, sabores y texturas. Una vez que uno termina, puede practicar la atención mientras come.