Ni la mediación del Defensor del Pueblo, ni siquiera una oración realizada por un pastor cristiano fueron suficientes para conciliar una salida al conflicto de la Universidad Autónoma Juan Misael Saracho (UAJMS), que se encuentra bloqueada hace 13 días.