Menores infractores visitan el penal de Morros Blancos como parte de una terapia

 

MARIELA QUIROGA/REDACCIÓN DIGITAL/EL PERIÓDICO

Los menores infractores del Centro Oasis recibieron una “terapia de shock” a través de una visita realizada al penal de Morros Blancos.

La directora del Sedeges, Mery Polo, explicó que esta visita se realizó en el marco de la justicia restaurativa, que dicta el Código Niño, Niña, Adolescente, en un trabajo que se viene realizando con los jóvenes recluidos en los centros de orientación.

Ayer una experiencia muy bonita, la primera experiencia en Bolivia, con las terapias de shock en las que hemos ido al penal de Morros Blancos con 17 adolescentes; (terapia) que consideramos muy positiva ya que se busca alertar y lograr que estos jóvenes no vuelvan a reincidir y evitar llegara a vivir en este lugar que no es el más adecuado”, explicó.

Polo aseveró que esta visita también busca que los jóvenes infractores puedan interiorizarse de la realidad que se vive en el penal, que no es una vida fácil, para que tomen conciencia y se reencaminen hacia una vida licita.

“Se visitó diferentes áreas donde están las personas menos peligrosas, las más peligrosas, hemos visitado la cocina, las viviendas. Los jóvenes estaban con mucho susto, muy preocupados, pero logramos acompañarlos en este proceso”, puntualizó.