Noticias El Periódico Tarija

 

IGOR GUZMÁN/BOLINFO/TARIJA

(elPeriódico-Abril18/2017)

Estaban armados y tenían el rostro cubierto con barbijos, además estaban vestidos con guardapolvos de color blanco; esas son parte de  las características de los cuatro delincuentes que atracaron  el domingo la noche,  un domicilio ubicado en el barrio Palmarcito.

Los delincuentes agredieron a dos mujeres y les quitaron más de Bs 3000.

La Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC), informó que cerca de las 20.00 de este domingo, en un domicilio ubicado en la calle Bautista Saavedra del barrio Palmarcito, fue registrado un atraco a mano armada. Las víctimas son dos mujeres que se encontraban solas en la vivienda.

“Tocaron el timbre, una de ellas fue a abrir, y de repente,  ingresaron  pateando la puerta con mucha violencia”. Trataba de sujetos que estaban con barbijos y con armas de fuego; uno de ellos  se acercó a la víctima, una joven, a quien  preguntó  dónde estaba el dinero, mientras su cómplice, obligó a la madre a tirarse al piso, apuntándole con el arma en la cabeza.

Los atacantes amenazaron a sus víctimas con violarlas y torturarlas si no les informaban dónde escondieron el dinero. Ese momento,  salió de su habitación otra joven, quien trató de defender a sus familiares de los delincuentes, siendo golpeada por los hombres con la culata del arma.

“Uno de los delincuentes fue hacia ella, y le propina una golpiza con un arma hasta hacerle sangrar de la cabeza, después la advierten a su madre, que le quitarían la vida a una de sus hijas si sigue callando. La señora les dijo que les diría, es ahí donde uno de ellos la agarró de los pelos arrastrándola, hasta el lugar donde le dijo que estaba el dinero”, cuya suma ascendía a Bs 3000 bolivianos, indicó uno de los investigadores.

Los hombres además les arrebataron un anillo de oro de matrimonio, y un teléfono celular. Posteriormente,  salieron de la casa y se fueron en un vehículo, dejando malheridas a las tres mujeres.

El caso fue denunciado minutos después que reaccionó una de las víctimas, quien formalizó la denuncia en la FELCC.