Noticias El Periódico Tarija

LIDIA AZURDUY R./BOLINFO/TARIJA
(elPeriódico, abril 2/2017) La ciudad debe ir mejorando en cuanto a infraestructura, servicios y modernidad, el paso del tiempo debe ser reflejo de ello, y no así de deterioro o peor aun de descuido.

Badén que une la avenida Julio Adelio y la avenida Belgrano

Badén que une la avenida Julio Adelio y la avenida Belgrano

Esta semana las imágenes se centran en el badén que une la avenida Belgrano y la avenida Julio Adelio, el lugar resulta incómodo y poco propicio para permitir el tránsito que se transporta de un punto de la ciudad a otro.

Vista del lugar desde otra óptica
Vista del lugar desde otra óptica

En época de lluvia el agua de las quebradas inunda el badén, empeorando la situación y convirtiendo el paso en algunas situaciones en intransitable.

Al costado del badén el mal olor y estado de la calidad del agua resulta desagradable

Al costado del badén el mal olor y estado de la calidad del agua resulta desagradable

En su lugar debiera ser construido un puente que permita un mejor acceso y circulación y que se articule a un plan vial.

El cruce es peligroso para los peatones que no cuentan con ningún paso
El cruce es peligroso para los peatones que no cuentan con ningún paso

Los peatones también deben darse «mañas» para cruzar de un punto a otro, puesto que no existe vereda alguna, debiendo sortear su seguridad en medio de los olores desagradables que emanan de las aguas del lugar.

Imagen de la quebrada
Imagen de la quebrada

La quebrada en cuestión, es el reflejo del estado en la que se encuentran muchas otras de nuestras quebradas, y que merecen un tratamiento distinto por parte de la sociedad y sobre todo de los servidores públicos de turno, pues en la actualidad el agua de ellas ya no son sinónimo de vida sino de enfermedad, al haberse convertido en focos infecciosos.

Hay muchos proyectos por culminar y otros por emprender, por ello debiera estar centrado en esto todas las actividades del Bicentenario. La gente requiere de desarrollo a través de obras más que banderas y festejos que maquillan los verdaderos problemas de una tierra que huele a postergación y que pareciere sus autoridades siguen de campaña política. (eP)