Noticias El Periódico Tarija

La Resolución Suprema de 31 de agosto de 1883 asignó fondos para la construcción de un camino desde Tarija a La Quiaca (Argentina), aprobada por el Presidente, Narciso Campero, a solicitud del Presidente de la Junta de Caminos del Departamento de Tarija, a cargo del Prefecto Francisco Molina, con recursos provenientes de la subvención de la Junta Municipal de Tarija para gastos de guerra por la suma de Bs. 7.000.- y los sobrantes del Tesoro Departamental por los remates de diezmos. La vinculación entre La Quiaca y Tarija fue lograda a través del ensanchamiento de un camino de herradura mediante el esfuerzo comunitario con herramientas manuales, picotas, barrenos, palas y carretillas.

La Quiaca, era la punta de rieles del ferrocarril hacia la Argentina, cuando Villazón aún no existía. Posteriormente esta obra dio origen al actual camino Villazón – Tarija, que marca el inicio de la gestión para la construcción de infraestructura vial en el Departamento. Esta vía fue fundamental antes y durante la guerra del Chaco y su prolongación hasta Villa Montes. La ciudad de Villazón, en la frontera con la República Argentina, fue creada el 2 de mayo de 1910, cuando los gobiernos de la Argentina y Bolivia convinieron unir sus redes ferroviarias de La Quiaca – Jujuy Argentina, con La Quiaca boliviana (Villazón) – Tupiza – Atocha – Uyuni. El presidente Eliodoro Villazón Montaño el 2 de mayo de 1910, por Decreto Supremo, decidió la expropiación de terrenos suficientes para la fundación de un pueblo, La Quiaca Boliviana, punto terminal del Ferrocarril Central Norte Argentino. Villazón le debe su nombre al ex mandatario. Ley de 13 de octubre de 1906, promulgada por el Presidente Ismael Montes Gamboa, encomendaba al Poder Ejecutivo mandar a trazar y construir a la brevedad posible un camino carretero de la ciudad de Tarija a La Quiaca, debiendo asignarse el presupuesto correspondiente en la gestión 1907. La Ley de 23 de noviembre de 1907, complementó a la anterior Ley aprobando una partida presupuestaria para la construcción del camino San Lorenzo – Iscayachi.

El Decreto Supremo de 26 de marzo de 1912, aprobado por el Presidente, Eliodoro Villazón Montaño, convocaba a propuestas para la construcción de un camino carretero de la Quiaca boliviana a Tarija y la Resolución Suprema de 18 de julio de 1912, aceptaba la propuesta de Leandro de Borja para la construcción del camino carretero entre la Quiaca a Tarija y la Ley de 14 de octubre de 1916 disponía la construcción de un camino de Tarija a Villazón. Las mencionadas disposiciones fueron aprobadas por el Presidente, Ismael Montes Gamboa, en su segunda gestión presidencial.

Posteriormente durante la gestión del Presidente José Gutiérrez Guerra, la Ley de 11 de octubre de 1917 autorizaba la construcción de un camino de automóviles desde Tarija a Villazón, luego se aprobó el Decreto Supremo de 10 de abril de 1918, que disponía la organización en la ciudad de Tarija de la “Junta Impulsora del camino de automóviles Tarija – Villazon” y la Resolución Suprema de 7 de noviembre de 1919, aprobaba las bases generales propuestas por Guillermo Valderrama Mérida para la construcción del camino de automóviles entre Tarija y Villazón A través de la Ley de 22 de febrero de 1921, durante la gestión del Presidente Bautista Saavedra Mealla se autorizó un empréstito para la construcción del camino Tarija – Villazón.

La primera expresión oficial emanada del gobierno central para la construcción del camino Potosí – Tarija, se manifestó a través de la Ley de 19 de noviembre de 1926 promulgada por el Presidente Hernando Siles Reyes, que autorizó la contratación de un empréstito por Bs. 800.000, con destino a la construcción del camino Potosí – Camargo y mediante Resolución Suprema del 26 de diciembre de 1929 se destinó para la construcción del camino Tarija – Potosí los recursos sobrantes de los impuestos a la producción de alcoholes de la Sociedad Agrícola Ganadera e Industrial de Cinti, del Impuesto de Bs. 0.05 sobre litro de aguardiente de uva y frutas frescas de Cinti. El tercer Considerando de la mencionada Resolución, establecía la conservación del tramo mencionado e instruía proseguir obras hasta Camataqui, alcanzar Sama, empalmar con el tramo Villazón – Tarija y concretar definitivamente la carretera Potosí – Tarija.

El Segundo Punto de la Resolución establecía la apertura de una cuenta especial en el Banco Central de Bolivia denominada “Tesoro Nacional camino Potosí – Tarija” a la orden conjunta del Ministerio de Fomento y de la Contraloría General, a cargo del Banco Mercantil con el depósito de los fondos sobrantes en la cuenta “Servicio Bonos Potosí – Cinti” para los fines señalados. Estas disposiciones marcan el inicio de un tortuoso recorrido para construir el camino Potosí – Tarija, que a partir de noviembre de 1926 a junio de 2012, continuaba siendo el principal problema de vinculación e integración vial de Tarija con el norte del país y el resto del continente, a través de una carretera segura y asfaltada, acorde al tiempo actual que demanda eficiencia y modernidad para alcanzar los objetivos del crecimiento y desarrollo.

Finalmente en el mes de diciembre de 1928, luego de haber transcurrido 22 años se concluyó la construcción de ese tramo carretero, cerrando ese prolongado ciclo de gestiones, promesas, compromisos, frustraciones, leyes, decretos y resoluciones supremas con la inauguración del actual puente sobre el río Guadalquivir en Tomatitas de una sola vía. La ejecución de esta obra implicaba la construcción del actual puente de Tomatitos para ingresar a la ciudad de Tarija. En la gestión del ex Prefecto Víctor Calabi Leytón en el periodo 1996 -1997 el puente fue ensanchado a doble vía que permanece y se utiliza en la actualidad para salir y/o ingresar a Tarija de norte a sur y viceversa. La construcción de este camino fue el inicio de la gestión destinada a la construcción de infraestructura vial en el Departamento de Tarija y fue fundamental para prolongar el camino hacia el Chaco y Bermejo. El destacado Arq. Rafael Camponovo Toussaint participó en los estudios, construcción y supervisión de las rutas del norte para la vinculación entre Tarija – Sama – Tajzara – Tojo – Villazón, fue Jefe de brigada de los estudios del camino Padcaya -Camacho – Rosario – Yunchará, que reducía 100 km el recorrido a Villazón y evitar la cuesta de Sama, además de realizar estudios para el camino Sama – Paicho – Culpina -San Pedro por Camargo, el trazado por el camino Tupiza – Nazareno para complementación del camino a Villazón.

Tuvieron que pasar 83 años (1929-2012) desde la aprobación de la Resolución Suprema de 26 de diciembre de 1929 de inicio de la construcción del camino Potosí – Tarija, tiempo en el que se aprobaron decenas de disposiciones legales, entre Leyes, Decretos Supremos, Resoluciones Supremas y Ministeriales, Convenios y otros mecanismos oficiales por el gobierno central y manifiestos, demandas, protestas, cabildos, huelgas, paros, bloqueos y otras expresiones ciudadanas propias de la democracia por el lado de la ciudadanía a través de sus organizaciones, cívicas, sindicales y vecinales, entre otras, para contar con un camino asfaltado. El 28 de febrero de 2012 la Administradora Boliviana de Carreteras comprometió la entrega de la obra para el 26 de junio de 2012, que en su diseño destacaba la construcción del túnel de Falda La Quinua de 1.220 m. en el tramo San Lorenzo – El Puente, variante ejecutada como alternativa a la cuesta de Sama. El compromiso no fue cumplido, anotándose como otro hecho que forma parte de esta larga historia de dilaciones y peregrinaje de autoridades y organizaciones de la sociedad civil en procura de concretar esta obra. Un nuevo compromiso de conclusión de la obra señala al mes de noviembre de 2012.

La construcción y asfaltado de ese tramo vial inicialmente estuvo a cargo de la empresa Queiroz – Galvao que abandono la obra y dejó el país, asumiendo el gobierno su sustitución por la empresa OAS, también brasileña. El costo del proyecto Potosí – Tarija fue de 226 millones de dólares, con una longitud de 410.27 km. según datos oficiales de la Administradora Boliviana de Carreteras (ABC). El mencionado tramo vial forma parte del Corredor Oeste – Sur de 1.546 km., para unir Desaguadero (Perú), con Bermejo (Bolivia) en la frontera con el norte de la Argentina, a través de los tramos Desaguadero – La Paz – Oruro – Potosí – Tarija – Bermejo.