Profesores involucrados en casos de abuso fueron dados de baja

SHIRLEY. A. ESCALANTE/BOLINFO/TARIJA

(elPeriódico, abril 01/2017) Desde la Dirección Departamental de Educación (DDE) informaron que en seis años se tuvo conocimiento de 28 casos de abuso sexual en contra de estudiantes, por parte de profesores, quienes fueron dados de baja, y hubo hechos que incluso llegaron hasta instancias legales.

El director de la DDE, Eudal Tejerina del Castillo, informó que a lo largo de estos seis años se conoció al menos 20 casos en los que estarían involucrados profesores, quienes fueron procesados y dados de baja de sus fuentes laborales.

“Estaríamos llegando a 28 casos que, de un tiempo a esta parte, se habrían cerrado y ya están con su respectiva sentencia”, manifestó Tejerina.

Consultado si este tipo de hechos estaría en incremento, respondió que considera que es un número alto, ya que el profesor, ante los estudiantes, representa a un “segundo padre”, por lo que considera que se debe pensar y analizar cada caso que se presente.

“Ya en la actividad del docente la actitud cambia, y si tenemos profesores que toman la figura de agresores o que generan inseguridad, definitivamente estamos preocupados, pero nosotros hacemos un seguimiento a cada caso”, afirmó Tejerina, al sostener que en caso de que los maestros resulten ser culpables de alguna irregularidad, se los destituye de sus funciones de manera definitiva y sin retorno a desarrollar sus labores.

Por otro lado, afirmó que el más reciente caso denunciado sobre supuesto abuso sexual, en contra de un estudiante, sucedió el año pasado, pero el hecho fue denunciado en esta gestión por lo que se sigue los procedimientos correspondientes.

“Desde que se ha implementado el decreto 1302 y 1320, se inició procesos de formación e información tanto a directores como a docentes, en todo el departamento, para que conozcan lo que implican estas normas y cómo se sanciona a los que infringen”, informó Tejerina.

Por otro lado, sostuvo que se socializa la parte normativa, ya que el docente, al conocer que podría incurrir en un delito, se expone a ser procesado, ya que es un elemento clave porque se habla de violencia sexual en contra de los estudiantes.