Noticias El Periódico Tarija

 

LAURA VIDAURRE/ BOLINFO/ TARIJA

(elPeriódico, marzo 28/2017) Hasta la anterior gestión, una pieza pequeña para una sola persona, cerca del campus de la Universidad Autónoma Juan Misael Saracho (UAJMS), costaba entre 500 y 600 bolivianos, pero, a principios de este año, algunos propietarios de los inmuebles optaron por aumentar en hasta 100 bolivianos la mensualidad del arriendo, una situación que preocupa a los estudiantes, indicó el dirigente de la Federación Universitaria Local (FUL), Luis Castillo.

Castillo indicó que recibieron varias denuncias verbales y escritas de universitarios que tuvieron que mudarse a zonas más alejadas de la universidad y en otros casos tuvieron que compartir una pieza entre dos personas, debido a los altos costos de los alquileres de la zona.

“La situación de los alquileres es la misma cada gestión, al haber mayor demanda, los propietarios suben el precio 50 o hasta 100 bolivianos. Aquellos universitarios que son pudientes pagan callados nomás, pero aquellos que no cuentan con las mismas condiciones tienen que buscar una pieza más económica, aunque sea más lejos de la Universidad”, afirmó el dirigente universitario.

Castillo explicó el Decreto Supremo 21060, que pone en vigencia la libre oferta y demanda, protege a los dueños de los inmuebles de fijar el costo del arriendo, de manera que cobran lo que consideran conveniente.

  1. E.J., estudiante de la UAJMS, relató que cuando llegó de Bermejo, en la gestión 2016, alquiló una pieza de 4×4 metros a 500 bolivianos, que estaba ubicada a dos una cuadra del campus universitario, pero, a principios de esta temporada académica, la propietaria del inmueble indicó a todos sus inquilinos que el arriendo aumentaría 50 bolivianos, bajo el argumento de que los servicios básicos se elevaron.

“La dueña dijo que aquellos que no puedan cubrir ese monto del alquiler tienen un mes para buscar otra pieza. Con mis tres amigas tuvimos que buscar piezas con el mismo precio o más económicas; encontramos, pero era un poco lejos, a ocho cuadras de la universidad, por el mercado Bolívar. Lamentablemente, ante la presión nos tuvimos que ir ahí”, afirmó.

Piden que los propietarios cumplan con la norma

Un grupo de universitarios, organizados por Castillo, al verse impotentes ante la situación, optaron por ir hasta las oficinas de Impuestos Nacionales, para denunciar a aquellos propietarios que hace negocio con los alquileres, sin emitir factura. “De pedirles que bajen los alquileres no lo harán, por lo menos pediremos que nos den factura”, manifestó el dirigente.

En palabras de Castillo, hay propietarios que tienen edificios con más de 26 cuartos, por los que cada mes estarían cobrando por alquileres un aproximado de 13 mil bolivianos. “Están lucrando, alquilan sus casas enteras para tener más ganancias y cada gestión siguen aumentado, es por eso que ya hemos pedido a Impuestos que regule para que se emita la factura. Más allá de esto pedimos a los dueños tener conciencia, los universitarios vienen a estudiar con sacrificio de sus padres y no puede ser que estén subiendo de esa manera los alquileres”.