Noticias El Periódico Tarija

 

IGOR GUZMÁN/BOLINFO/TARIJA

(elPeriódico, marzo 24/2017)

A fines del año pasado, una joven madre asistió a una fiesta, en la que conoció al hombre que, luego, se convertiría en su agresor. En la ocasión, el sujeto le confesó ser exrecluso de la cárcel de Palmasola, en la ciudad de Santa Cruz. La mujer nunca imaginó que ese hombre la violaría con otro sujeto e incluso después la llamaría a su celular para acosarla y amenazarla, lo que obligó a la víctima a huir hacia Tarija.

El comandante departamental de la Policía, Alfonso Mendoza, informó que el caso es atendido por la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia Violación (Felcv) de Tarija, que recibió la denuncia de un caso de violación ocurrido en la ciudad de Santa Cruz. El denunciado es un exreo del penal cruceño, identificado como José Enrique, a quien la víctima conoció mediante una amiga en la capital oriental.

“A fines de 2016, a través de una amiga, Patty conoce al agresor, quien le invita a una fiesta y ella acepta. Compran e ingieren bebidas alcohólicas y, a la mitad de la fiesta, ella queda mareada. Entonces el ahora denunciado le dice que había entrado a la cárcel, mostrándole cortaduras que tenía en el cuerpo”, dijo el uniformado.

El testimonio de este sujeto asustó a la mujer, quien le pidió que le lleve a su domicilio. Pero fue entonces cuando el acusado aprovechó el estado inconveniente de la víctima para llevarla a un cuarto, en complicidad con otro hombre. En este sitio es donde los dos individuos violaron, golpearon y obligaron a la mujer a ingerir una pastilla para perder el conocimiento.

La víctima despertó al día siguiente, adolorida y semidesnuda, en un descampado. Sus agresores incluso le habían robado su celular, por lo que caminó hasta llegar a una carretera, donde detuvo un taxi para retirarse hacia su domicilio.

En el transcurso de los siguientes días, el principal acusado del delito llamó a la víctima a su celular, para acosarla y amenazarla con hacerle daño a ella y su hijo. En esas circunstancias, la mujer escapó a Tarija y presentó la denuncia con el apoyo de su padre.