Noticias El Periódico Tarija

 

AGENCIAS

Uruguay-Brasil asomaba como el plato fuerte de la 13° fecha de las Eliminatorias sudamericanas y no decepcionaron. Mientras el equipo conducido por Oscar Tabárez llegaba con una marcha arrolladora en el estadio Centenario (6 ganados en igual cantidad de partidos), Brasil vivió una notable levantada desde el cambio de técnico. Ambos conjuntos regalaron un entretenido encuentro en el que se impuso la racha de los brasileños y arrollaron a la Celeste por 4-1, con un triplete de Paulinho y otro de Neymar. Edinson Cavani había adelantado al local. Los dirigidos por Tite pueden decir que tienen un pie y medio en Rusia 2018, ya que le sacaron siete unidades al perseguidor cuando quedan 15 por jugar.

La apertura llegó para los locales a los nueve minutos, por un error de la defensa brasileña. Marcelo improvisó un pase con el pecho para que Alisson la tome en el área chica, pero la entrega quedó corta y el arquero tardó en reaccionar. Todo esto fue aprovechado por Cavani, que punteó la pelota antes de la llegada del uno, que se lo llevó puesto. El del PSG metió el penal con un fuerte disparo abajo, a la derecha.

Diez minutos después llegó el empate de los dirigidos por Tite con un verdadero golazo de Paulinho. Otra vez Neymar arrancó la jugada desde la izquierda del ataque, se la dio al ex Corinthians, que aceleró y sacó un tremendo derechazo que se coló por un ángulo.

Con un Neymar intratable, Brasil sacó ventaja a los siete del complemento. Si bien no intervino en el segundo, el ex Santos comandaba cada ataque visitante con criterio y habilidad. El gol fue otra vez de Paulinho, que empujó la pelota a la red tras un rebote de Martin Silva en un disparo de Firmino (buena media vuelta y zurdazo).

Si había alguien que merecía irse con un gol en la noche del Centenario era Neymar. Y el del Barsa lo logró a los 30′. Tras un despeje desde el área brasileña, el crack la bajó, esquivó la patada de Coates, encaró al arquero y se la tiró por arriba. Merecido.

Fue otra vez Paulinho el que terminó de decorar con el pecho el resultado. El volante que milita en China empujó un centro de Dani Alves para sellar su hat-trick y el 4-1 final.