Noticias El Periódico Tarija

 

BUENOS AIRES

El seleccionado argentino volvió a vivir otra noche de zozobra, pura y exclusivamente por su pobre nivel futbolístico, pero como sucedió en ocasiones anteriores apareció Lionel Messi y lo salvo al darle la victoria por 1 a 0 ante Chile, la cual lo devolvió a puestos de clasificación directa para el Mundial de Rusia.

En una victoria muy ajustada, casi injusta y, además de Messi habrá que mencionar al brasileño Sandro Ricci. El árbitro vio una infracción de José Fuenzalida sobre Ángel Di María que no existió. Influyo, tanto como el 10.

Los tres conseguidos colocaron a la Argentina en el tercer puesto de la clasificación, a uno de Uruguay y ocho de Brasil, La gran diferencia entre la Argentina y Chile en el primer tiempo fue el gol porque el equipo que dirige Edgardo Bauza estuvo lejos de redondear un buen trabajo y también el árbitro, que falló en dos acciones claves, y en ambas favoreció al local.

Argentina estuvo a punto de pagar caro su primer error defensivo a los 6 minutos cuando Sánchez envió un centro desde la izquierda, Eduardo Vargas saltó pero no llegó a tocar y la pelota cayó a José Pedro Fuenzalida que al momento del pase de Alexis estaba habilitado y tras un rebote en Romero tocó al gol. Hubiera sido off-side si la pelota era tocada por Vargas. Ricci cometió el primer fallo al anular el gol.

Argentina no jugaba, pero pudo ponerse en ventaja sobre los 13. Messi metió un pelotazo para Di María, este quedo solo frente a Claudio Bravo, pero en vez de jugar por abajo, demoró y cuando la levantó el arquero se le fue encima para tapar y evitar el gol con un manotazo.

Era el primer ataque serio, en el segundo logró el gol con otro error arbitral. Un nuevo pelotazo, esta vez de Javier Mascherano, Di María le ganó el pique y ante un roce de Fuenzalida el rosarino se tiró en el área. Ricci compró la infracción y Messi marcó el penal, sin carrera y a la izquierda de Bravo.

No era justo, pero la Argentina pasaba a ganar. A pesar de que siguió jugando decididamente mal. Argentina, con un Messi apagado, no jugo el segundo tiempo, lo aguanto. Se retrasó en su campo y espero a Chile, y casi le sale mal. Sánchez estrello un tiro en el travesaño, Nicolás Castillo tuvo dos chances, una se la tapo Romero y otra la tiro afuera.