Noticias El Periódico Tarija

(Infobae)

Su memorable papel en Harry Potter la convirtió desde los 11 años en una absoluta favorita de las alfombras rojas. Hoy se convirtió en “Bella”, y promueve la lucha por la igualdad de género. Declarada feminista, cómo su madurez intelectual se reflejó en un cambio de estilo sofisticado

Emma Watson está en boca de todos. La joven actriz británica debutó en la gran pantalla de la mano de su entrañable personaje Hermione en la saga de Harry Potter. Hoy interpreta la nueva versión de La Bella y la Bestia, el clásico de Disney. Con una carrera en ascenso, la estrella infantil se convirtió en una joven activista preocupada por la igualdad de género, la concientización ambiental y la moda sustentable.

Sus principios fueron determinantes para los rasgos de la nueva Bella, más liberada, culta y activa. Hace algunos días, propulsora de campaña #HeForShe por la igualdad de género, posó para la portada de Vanity Fair con el torso semidesnudo. Ante los comentarios negativos, ella decidió contestar. «No entiendo qué tienen que ver mis pechos con el feminismo», expresó la estrella británica.

El icónico vestido amarillo es el foco de atención. Una pieza realizada en conjunto entre la actriz y la diseñadora de vestuario de la película, Jacqueline Durran. Una maratónica confección de 12 mil horas de trabajo que llevó más tiempo en crear que el que tardaron en rodar el filme. Con una fastuosa falda con más de 2.000 cristales de Swarovski bordados a mano, es digno de un cuento de hada.

La moda en la vida a Watson no sólo cumple un rol glam sino también un aporte hacia el futuro. De hecho creó una cuenta de Instagram, @the_press_tour, en donde comparte todos sus looks de alta costura con el sello eco friendly. Uno de los más memorables a cargo de Nicolás Ghesquière, perteneciente a la firma Louis Vuitton. Vistió un modelo de corte con cuello asimétrico, una falda de línea simple y tajo lateral, expresado bajo un azul eléctrico.