Noticias El Periódico Tarija

IGOR GUZMÁN/BOLINFO/TARIJA

(elPeriódico, marzo 12/2017)

Rommel César Raña Pomier egresó de la Academia Nacional de Policía en 1987, y desde entonces empezó a servir a la ciudadanía en varios cargos, siempre como uniformado de la institución verde olivo. Una de las anécdotas que más recuerda es haber llevado a 550 niños al cine, después de la tragedia de Callapa, en la ciudad de La Paz.

El oficial retornó a Tarija con el grado de coronel, y con el cargo de subcomandante departamental de la Policía. Para ello se trazó varias metas, y tuvo en estos días sus primeros acercamientos con la prensa. Por ejemplo, el martes comunicó que se lo posesionará de manera oficial, por el general de la Policía, Abel Galo de la Barra.

“Para mí es un honor y un desafió trabajar en beneficio de la ciudadanía tarijeña, ya que en realidad mis orígenes son de Tarija, mi papá es tarijeño, policía, Ramón Rudy Raña Estrada, quien era coronel; que en paz descanse. Y mi madre, Nelly Pomier Sánchez, es decir, soy una mezcla del chaco y ciudad”, dijo.

El coronel no se quedó solo con la carrera policial, también en su estadía en la ciudad de La Paz estudió la carrera de Derecho y aprendió inglés en el Centro Boliviano Americano. Son 29 años de servicio a la ciudadanía, y ahora como subcomandante de la Policía en Tarija, considera que tiene una responsabilidad aun mayor.

“Durante el servicio como policía trabajé en la Felcn, en la dirección de investigación del delito, en relaciones públicas como jefe nacional, y gerente de televisión del Canal Policial. Entonces vamos a trabajar con la prensa de manera más coordinada, para que la ciudadanía esté bien informada”, dijo.

Una de las experiencias más satisfactorias para Raña es haber llevado a 550 niños al cine, luego de haber sufrido la tragedia de 2011, cuando el 26 de febrero unas 400 casas de barrios periféricos de la sede de gobierno fueron arrasadas por deslizamientos de tierra, al colapsar la ladera del cerro Callapa, debido a las torrenciales lluvias.

“Como policías tenemos muchas anécdotas, hay tantas, casos de cruce de fuego, delitos comunes cuando uno arriesga su vida, pero la mayor satisfacción ocurrió en 2011, al llevar al cine a 564 niños del barrio Callapa. El 12 de abril los llevamos al Megacenter, hicimos que coman hamburguesas para que lo pasen de buena manera”, rememoró.

Su aspiración es mejorar la imagen de la Policía

El coronel Raña entré a la Anapol en 1983, luego de salir bachiller del colegio San Luis. Su promoción en la academia es generación 87, en la que fue brigadier de la institución de formación para oficiales. Ahora, tras varios años de estar fuera de Tarija, y con la experiencia adquirida, se le dio la oportunidad de trabajar en su ciudad natal, como lo hizo en otros departamentos.

Uno de sus objetivos es mejorar la imagen de la Policía, y para ello se creó el código de ética y conducta de la institución del orden. “Es importante para que la Policía sea vista con buenos ojos, ser amigos, y guardianes de cada ciudadano”, señaló el subcomandante departamental.

“Nosotros vamos a trabajar en la línea de que a los que servimos confíen en nosotros, nos vean como sus protectores, no como sus enemigos, por eso vamos a trabajar en el aspecto de comunicación de manera más coordinada”, manifestó.