Noticias El Periódico Tarija

 

SHIRLEY. A. ESCALANTE/BOLINFO/TARIJA

(elPeriódico, marzo 7/2017) En un acto simbólico, el directorio de Servicios Eléctricos de Tarija (Setar) llevó a cabo la firma y entrega de un poder notarial para que el nuevo gerente, Alfredo Becerra, realice todas sus actividades con normalidad y sin perjudicar a la empresa.

El presidente del directorio de Setar, Franz Arandia, sostuvo que tomaron la determinación de entregar un poder notarial por un lapso de 90 días, para que el funcionario realice sin problemas las actividades administrativas en la empresa.

“Para que pueda trabajar sin ninguna restricción en beneficio de la empresa, es un acto simbólico, pero a partir de hoy ya tiene la parte legal para realizar los cambios y se disminuya el tema de quejas que se han registrado”, sostuvo Arandia durante la sesión.

Asimismo, indicó que el poder se podrá renovar y no tiene ninguna limitante. El titular señaló que existe una buena relación entre el nuevo funcionario y el directorio, para que todo se realice dentro del marco legal.

Entre tanto, el gerente Becerra agradeció al gobernador Adrián Oliva por la confianza en su persona, sin dejar de lado al directorio, que le “está facilitando el trabajo en bien de la empresa”, que tantas quejas por facturación elevada recibió.

“Realmente encontré una comprensión unánime, todos me apoyaron, los tiempos para mí no son determinantes, sino para moverse de manera cómoda y tranquila. Setar está comenzando a tomar acciones drásticas y profundas a partir de este momento”, afirmó Becerra.

Asimismo, aseveró que una de las acciones más apremiantes de su gestión es la del tema comercial, ya que el mayor problema que se enfrenta comenzó con la mala facturación. Aseguró que esta falencia será solucionada en un corto plazo.

“Toda la facturación pasa al sistema bancario a nivel departamental, ya no hay colas ni cajeros, ustedes pueden pagar desde su casa e incluso utilicen el internet, mediante el celular, hay una modernización en beneficio del usuario, ya no queremos quejas”, dijo el gerente.

Respecto al problema de la facturación, indicó que implementarán la digitalización de la lectura, es decir, ya no se utilizará un bolígrafo para registrar el número en la verificación; se recurrirá a la digitalización para que vaya al centro de cómputo y sea más exacto.

“Si no se registra es que la persona ya no lectura y eso es lo que se perjudica al usuario y a la empresa, por lo que se sancionará al trabajador, para que no se invente, y nosotros como empresa debemos aceptar, muchas veces se han inventado y no por una persona no podemos tolerar esto”, dijo el gerente.

Por último, aseguró que se pondrá fin a estos problemas mediante la sanción al personal que en su momento no cumpla su trabajo por cualquier motivo, de manera que anunció la optimización de los recursos humanos.

“Ya no puede ser que el personal salga a las 10 de la mañana a almorzar o de otra manera salir a trabajar, si son personal de la empresa. Por ello no queremos más quejas, sabemos que esto es gradual y no de la noche a la mañana”, indicó el gerente, que fue enfático al reiterar que su meta es trabajar para subsanar las denuncias por las elevadas facturaciones en el servicio.

En dos meses, la AE recibió 38 denuncias por facturación elevada

La Autoridad de Fiscalización y Control Social de Electricidad (AE), entre enero y febrero recibió 38 denuncias por facturaciones elevadas por parte de Servicios Eléctricos de Tarija (Setar), razón por la que asumirá acciones al respecto.

El responsable de la AE en Tarija, Mario Puca, informó que en los dos primeros meses del año recibieron 38 denuncias por facturaciones elevadas contra Setar, por lo que realizan las gestiones respectivas para dar solución, puesto que varias quejas habrían sido declaradas “improcedentes”.

“Tenemos 38 reclamos administrativos, casi el 95 por ciento es por consumos elevados, uno por artefacto dañado y otro por mal estado del medidor y se refleja en excesivo consumo”, indicó Puca.

Asimismo, aclaró que coordinan con Setar sobre la mala facturación, puesto que todavía declaran las facturas elevadas como “improcedentes”, y que son “acumulaciones de consumo”, ya que ellos no realizaron la lectura respectiva en un determinado momento.